Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren 74 personas en dos atentados en Uganda

La milicia islamista somalí Al Shabaab, vinculada a la red de Al Qaeda, se ha atribuido este lunes el doble atentado ocurrido en Kampala y ha advertido a Uganda y Burundi de que, si no retiran sus tropas de Somalia, "las explosiones continuarán".
Un portavoz miliciano, jeque Ali Mohamud Rage, ha confirmado ante la prensa en Mogadiscio que "Al Shabaab está detrás de las dos bombas de Uganda". El doble atentado tuvo por objetivos un restaurante y un club deportivo de Kampala en los que se estaba transmitiendo la final del Mundial de fútbol.
"Agradecemos a los muyahidines que perpetraron el ataque", ha explicado el portavoz miliciano. "Estamos enviando un mensaje a Uganda y Burundi, si no sacan sus tropas en AMISOM -las fuerzas de la Unión Africana en Somalia-, las explosiones continuarán y también ocurrirán en Bujumbura", ha agregado.
El atentado ha provocado al menos 74 muertos, entre los que figuran 28 ugandeses, once etíopes, una ciudadana estadounidense y una irlandesa, según ha informado el portavoz del Gobierno Fred Opolot. El portavoz ha indicado que prosiguen los trabajos de identificación para determinar la identidad de las decenas de cuerpos que aún restan.
Celebran la masacre
"Uganda es un país infiel y un importante apoyo del autoconstituido Gobierno de Somalia", ha declarado un comandante de Al Shabaab en Mogadiscio, el jeque Yusuf Isse. "Sabemos que Uganda está contra el Islam y, por ello, estamos muy felices por lo que ha pasado en Kampala. Es la mejor noticia que hemos oído nunca", ha agregado.
Un total de tres artefactos explosivos hicieron explosión en dos establecimientos de Kampala, que en aquel momento se hallaban abarrotados debido a que muchas personas se habían acercado hasta allí para presenciar la final del mundial de fútbol, disputada esta noche entre España y Países Bajos.
Las detonaciones tuvieron lugar en torno a las 22.30 horas de este domingo hora local (21.30 hora peninsular española) en el restaurante Ethiopian Village y en un club de rugby Lugogo.