Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere una persona por arma blanca en una pelea entre dos grupos de jóvenes

Las mismas fuentes han señalado que el fallecido murió en el hospital de Bellvitge, en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), al que fue conducido tras resultar herido, debido a la gravedad de las heridas.
En la pelea, que se produjo sobre las 03:00 horas de la mañana en la Gran Vía, a la altura de la carretera Bordeta, en el distrito de Sants Montjuic, otros cuatro jóvenes que participaron en la disputa también resultaron heridos, aunque no se teme por su vida.
Desde los Mossos d'Esquadra se ha señalado que se están investigando las circunstancias en las que se produjo este suceso y la identidad de las personas implicadas.
Siete detenidos por una pelea L'Hospitalet
Pero este no fue el único incidente ocurrido en Cataluña durante el sábado por la noche. Los Mossos d'Esquadra han detenido esta madrugada a siete personas acusadas de haber participado en una pelea, en la que se han visto implicados una docena de jóvenes en la calle Francesc Moragues de l'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), situada en una zona de macrodiscotecas.
La mayoría de los jóvenes han resultado heridos de diversa consideración por patadas, puñetazos y golpes diversos aunque en ningún caso han sido de gravedad, según han indicado las mismas fuentes. La pelea se ha producido hacia las 03,00 horas del domingo por motivos que no se han podido concretar por el momento, en la zona de macrodiscotecas de Can Famades, un polígono situado entre las ciudades de L'Hospitalet de Llobregat y Cornellà (Barcelona).
Este no es el primer incidente entre grupos de jóvenes que se produce en esta zona de ocio, por lo que el ayuntamiento de l'Hospitalet de Llobregat ha pedido al departamento de Interior la instalación de cámaras para dejar constancia de los alborotos que causan los miles de clientes que se reúnen en días festivos o vigilias. Esta solicitud también está apoyada por los vecinos de la zona, que deben soportar las molestias y los ruidos de los alborotadores cada fin de semana.