Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moncayo, ya con su familia, agradece el apoyo del pueblo colombiano

El cabo Pablo Emilio Moncayo en el momento del reencuentro con su familiaCNN+/Cuatro
El cabo Pablo Emilio Moncayo se reunió con su familia este martes (madrugada del miércoles en España) en la localidad de Florencia, departamento de Caquetá (sur), después de haber sido liberado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) mediante un operativo humanitario que puso fin a más de 12 años de secuestro.
El helicóptero 'Cougar' en que viajaba Moncayo con la senadora Piedad Córdoba, monseñor Leonardo Gómez, personal de la Cruz Roja y el resto de la delegación que fue a recogerle al lugar pactado con las FARC aterrizó en el aeropuerto Gustavo Anturdiaga Paredes de Florencia a las 5.35 hora local (00.35 hora peninsular española), donde el militar recientemente liberado pudo reunirse con sus familiares.
Nada más apearse de la aeronave la madre de Moncayo corrió a toda velocidad hacia su hijo, con quien se fundió en un largo abrazo. Lo mismo hicieron el resto de sus familiares, incluido su padre, que durante años ha protagonizado protestas para lograr la liberación de su hijo, y la hermana pequeña del cabo, de cinco años, a la que no tuvo ocasión de conocer hasta este miércoles. Todos ellos entregaron claveles blancos al militar liberado.
Muy agradecido
En sus primeras declaraciones tras su liberación, Moncayo afirmó que había soportado todas las penurias de sus doce años de secuestro por "el amor a mi pueblo colombiano", y dijo sentir "orgullo" por vestir su uniforme de militar del Ejército colombiano. También se refirió a sus compañeros secuestrados Libio José Martínez y Carlos Duarte, que le pidieron que enviara un mensaje en su nombre para que se logre su pronta liberación, ya que sus vidas "corren peligro".
El militar mostró su agradecimiento a sus familiares, a los líderes políticos que colaboraron en el proceso de su liberación y a los periodistas que colaboraron para que los menajes de los familiares les llegaran a los secuestrados.
Moncayo mencionó, entre otros, "a la incansable Piedad Córdoba", al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y al presidente de Brasil, Inazio Lula da Silva, aunque en ningún momento mencionó al presidente de Colombia, Alvaro Uribe.
Preguntado sobre las FARC, Moncayo se mostró esquivo. "Lo que yo diga sobre las FARC en nada va a cambiar la historia de Colombia", afirmó, añadiendo que la guerrilla es una "realidad" en Colombia que no se puede ignorar "pese a que algunos se empeñen en hacerlo".
En el aeropuerto el cabo Moncayo fue saludado además por militares del Ejército colombiano allí presentes. Por otro lado, fue en estas mismas instalaciones donde se le sometió a un chequeo médico.
La única nota que deslució la alegría de la jornada fue la polémica en torno a las imágenes de la liberación de Moncayo en la selva colombiana, donde aparecían efectivos de las FARC y los miembros de la delegación que iban a rescatarle, y que fueron difundidas por el canal TeleSur.
Este hecho provocó la protesta del Gobierno colombiano, que lo considera un quebrantamiento del protocolo de liberación acordado con las FARC. Córdoba afirmó que en ningún momento vio las cámaras de este canal, y de cualquier modo le quitó importancia al asunto.
Las FARC revelan el lugar donde esta el cadáver del secuestrado Guevara
Por otro lado, la senadora leyó un comunicado de las FARC donde afirmaba que habían cumplido con los términos de la liberación. Además, una colaboradora de Córdoba reveló que a la senadora le fueron entregadas las coordenadas del lugar donde se encuentran los restos mortales del mayor de Policía Julián Guevara.
Sin embargo, esta colaboradora no pudo precisar las condiciones que ha impuesto la guerrilla para hacer efectiva la entrega del cadáver.
Historia de Pablo Emilio Moncayo
Pablo Emilio Moncayo, cabo primero del Ejército, fue secuestrado el 21 de diciembre de 1997, cuando a sus 19 años custodiaba la base de comunicaciones del cerro de Patascoy, en el departamento de Nariño (sur de Colombia), durante un cruento ataque de las FARC en el que perecieron al menos 10 guerrilleros.
En esa emboscada también fue privado de su libertad el cabo segundo Libio José Martínez Estrada y otros 16 soldados que ya fueron liberados en otros procesos, la mayoría en junio de 2001. Pablo Emilio y Libio José son los uniformados que tienen más tiempo en poder de la guerrilla.
Desde entonces, su padre, el profesor Gustavo Moncayo, se ha dedicado a realizar largas caminatas para exigir a las FARC su liberación y para pedir una salida negociada al conflicto a los dos presidentes que gobernaron Colombia durante el cautiverio de su hijo.
En su primer recorrido, 'el caminante por la paz' caminó más de 900 kilómetros en 46 días con las manos y los pies encadenados, desde su ciudad natal, Sandoná, en el departamento de Nariño (suroeste), hasta Bogotá (centro).
Pablo Emilio formaba parte del grupo secuestrados -reducido ahora a 22- conformado exclusivamente por uniformados que las FARC pretenden intercambiar por guerrilleros presos, en el marco de un eventual canje humanitario al que el mandatario colombiano, Álvaro Uribe, dio su visto bueno este fin de semana de manera sorpresiva.