Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Por qué las personas con éxito visten todos los días igual

Por qué las personas con éxito visten todos los días igualInformativos Telecinco

Es frecuente ver a los millonarios, empresarios y celebridades aparecer con la misma ropa o con un 'look' muy similar. Según un experimento realizado hace cinco años en Moscú, las personas con éxito dedican poco tiempo a la decisión de su atuendo para invertir su tiempo a otros pensamientos y decisiones más productivas y trascendentales. 

Pese al constante bombardeo de la moda y su poderosa influencia en la sociedad actual, las grandes mentes, como los millonarios y los empresarios de éxito, suelen ser vistos con la misma ropa o con un look muy similar, en muchas ocasiones informal. Ejemplos de ello son el fallecido Steve Jobs, creador de Apple oMark Zuckerberg, fundador de la red social Facebook, que ha comentado en alguna ocasión que cuantas menos decisiones insignificantes se tomen, como el color de la ropa, más tiempo quedará para dedicarse a pensar sobre aspectos relevantes
Un experimento realizado hace cinco años en Moscú, obligó a varias personas a vestir tan solo 33 prendas de ropa durante un mes, las cuales llegaron a la conclusión de que el tener menos prendas entre las que decidir les hizo invertir mejor su tiempo y ser más puntuales
Decidir qué ropa llevar y tener que escoger entre varias posibilidades de combinar la ropa genera estrés y produce un gasto de energía que las grandes mentes prefieren ahorrarse. Para muchos, ponerse el mismo traje todos los días genera estabilidad y confianza, además de crear un buen estatus, y además supone un ahorro para el bolsillo.  
Muy probablemente, esta decisión vital suponga una de las claves del éxito. Menos fondo de armario, aunque de buena calidad, y, sobre todo, menos tiempo a la hora de decidir qué ponerse.