Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Miró más "transgresor y rupturista" llega a Madrid con obras inéditas

La galería Elvira González en Madrid albergará desde este jueves 12 de enero hasta el próximo 25 de marzo una exposición individual con obras del Joan Miró más "transgresor y rupturista", en palabras de su nieto Joan Punyet, y que incluirá algunos dibujos sobre papel que se exponen por primera vez.
En total, la muestra está compuesta por dos pinturas, diez esculturas realizadas entre los años 70 y principios de los 80 y cinco obras sobre papel. Todas ellas, pertenecientes en su mayoría a la familia del artista y la Succesió Miró, estarán a la venta en un rango de precio que comienza en los 17.000 euros.
Las esculturas ocupan gran parte de la exposición, destacando la obra 'Souvenir de la Tour Effiel' --la de mayor precio inicial de la exposición--, con sus más de tres metros de altura bañada en bronce. "Todo el mundo conoce la opinión de Miró sobre la Torre Eiffel, pero nos hemos quedado con las ganas de saber que opinaría Gustave Eiffel de esta escultura", ha bromeado Punyet.
En esta 'construcción' --tal y como las denominaba el artista-- se pueden observar ensamblados peculiares objetos como una lámpara de mimbre que estaba en la casa de Miró, un cabezudo de carnaval con la cara de Groucho Marx o un 'homenaje' al tubo de pintura vacío con varios de ellos en la base.
Ésta es un ejemplo de las esculturas "brutales" que Miró elaboró hasta el final de sus días con objetos de lo más diversos. En la exposición de Elvira González pueden verse desde la trona de la hija del artista, hasta un roscón de reyes, piezas de un barco o figuras con grabados trazados con una flecha de juguete del propio nieto.
TÍTULOS EN FRANCÉS Y LAS ESTRELLAS
Todas ellas tienen su título en francés y "no es por casualidad", según Punyet. "Cuando llegó a París con 27 años fue el momento en que realmente eclosionó, conociendo a otros artistas, en una época del azar y lo fortuito", ha señalado el nieto, quien aporta a esta muestra tres dibujos y un cuadro de su colección particular.
'Personnage dans un paysage' es uno de los dos óleos sobre lienzo de esta exposición, pintado en 1976 y donde se ve a un Miró diferente a lo habitual en un cuadro "enigmático, nocturno, que conmueve y parace intentar averiguar un misterio". Será en 'Femme devant le soleil' donde se verá, sin embargo, al artista 'de las estrellas' más reconocible.
"Es representativo de esos personajes como mensajeros entre Dios y la humanidad que dibujaba mi abuelo. En 1944, en plena II Guerra Mundial, Miró se inspiraba en las estrellas buscando esperanza en lugar de ver sangre, muerte y destrucción", ha señalado el nieto del artista catalán.
UNA RELACIÓN DE 40 AÑOS
Punyet ha justificado la elección de la galería Elvira González para esta muestra por un vínculo de hace 40 años, ya que el pintor expuso en la Galería Theo --dirigida 30 años por la propia González-- y volvió varias veces bajo el brazo de la galerista. "Cómo podía decirlo no a una tradición tan importante", ha afirmado el nieto de Miró.
En definitiva, esta muestra engloba el espíritu de un artista que "fue muy trabajador, incluso de manera enfermiza", y de quien Octavio Paz llegó a decir que acercaba al hombre a "la relación entre la vida y la muerte". "Mi abuelo siempre estaba trabajando e incluso en su lecho de muerte, le pidió a mi abuela un papel para escribir su última petición: que no olvidara todo lo que la había querido", ha concluido.