Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Millet y Montull se niegan a declarar ante la comisión de investigación del caso Palau

Caso PalauCNN+/Cuatro
Tras darle la palabra, el presidente de la comisión, Pere Vigo, por si quería pronunciar una intervención inicial, Jordi Montull ha empleado menos de un minuto para anunciar a los diputadosque, teniendo en cuenta su condición de imputado, se acogía a su derecho de no declarar, siguiendo el consejo de sus abogados. "Debo ser muy cauto y respetuoso con las instancias judiciales", ha señalado Montull.
El diputado de CiU Jordi Turull ha sido el más breve en intervenir, simplemente para recordar que el caso Palau está "en manos de la justicia" y para anunciar que no pensaba apuntarse a un "festival de descalificaciones" contra los presuntos implicados. A partir de ahí, el resto de grupos han encadenado una batería de reproches y han lanzando preguntas al aire para saber si con su silencio Montull "encubría" a alguien.
Sin la barba que se dejó crecer los trece días que estuvo en la cárcel por el caso del Hotel del Palau, Montull ha asistido impasible, acompañado por su abogado Jordi Pina, a las intervenciones de los grupos, mientras que tres filas más arriba Fèlix Millet observaba la escena con aire distraído y ausente. El diputado del PSC Jordi Terrades ha lamentado que Montull no haya querido aclarar los interrogantes sobre si había una "conexión política" en toda la trama de corrupción del Palau de la Música: "Mientras esto no se aclare, todas las dudas están presentes".
Todavía más directa ha sido la diputada de ERC María Àngels Cabasés: "¿A quién está encubriendo realmente? ¿Tan importante es?", le ha espetado, antes de espolearle a romper su silencio, "si tiene una brizna de dignidad". Cabasés ha alertado a Montull de que él y Millet representan "el árbol caído, el blanco perfecto para cargar todas las culpas" por la corrupción en el caso Palau, pese a que hay "indicios" de que Ferrovial pagó en su día "comisiones por adjudicaciones de obra" que fueron a parar presuntamente a la Fundación Trias Fargas, vinculada a CDC. "
Hay indicios suficientes como para vincular el enriquecimiento personal de Millet y Montull con el desvío de fondos a un partido político",ha afirmado Cabasés, que ha asegurado que se trata de "dos caras de una misma moneda" y que ha lamentado que CiU acuda a las próximas elecciones "con importantes sombras de dudas". Por último, Cabasés ha reprochado a Montull su negativa a contestar: "Usted hoy confirma que el silencio es síntoma de culpabilidad". También el popular Santi Rodríguez ha formulado su batería de preguntas, que han quedado en el aire, mientras que el diputado de ICV-EUiA Lluís Postigo ha denunciado la "compleja red de cloacas" que Millet y Montull tejieron desde el Palau de la Música.
"CDC no puede evitar que se escampe un fuerte tufo a putrefacto", ha añadido Postigo, que ha animado sin éxito a Montull a "tirar de la manta" y aclarar sus tratos con los responsables de finanzas de Convergència. Por su parte, el diputado de C's Albert Rivera ha acusado a Millet y Montull de ser un símbolo de la impunidad con la que algunos actuaron en el "oasis catalán", que ahora se ha convertido en un "cloaca", y ha denunciado las reticencias del tripartito a indagar desde el Parlament también otros casos que pueden afectarle, como el caso Pretoria o el del Hotel del Palau.
En esta comisión se quiere hacer una batalla política pero no se quiere hacer limpieza. Se quiere sólo limpiar alguna habitación de algún color político", ha afirmado Rivera, que ha dado por hecho, con un punto de ironía, que tanto Millet como Montull, sabían de qué hablaba Pasqual Maragall cuando insinuó en sede parlamentaria el cobro de comisiones del 3% por adjudicación de obra pública en tiempos de gobierno de CiU.
Millet guarda silencio en el Parlament
El ex presidente del Palau de la Música Fèlix Millet se ha negado declarar ante la comisión de investigación del Parlament y ha asistido resignado e impasible, a veces distraído y en ocasiones con una media sonrisa irónica, a las intervenciones de los grupos, que no le han podido arrancar ninguna respuesta.
En medio de una gran expectación, Millet se ha limitado a leer una breve declaración en la que ha señalado que, al estar imputado en el procedimiento judicial "que todos ustedes conocen", no deseaba hacer "en estos momentos" ninguna declaración, por lo que, siguiendo los consejos de su abogada, se ha acogido a su derecho constitucional a no responder a ninguna pregunta.
A partir de entonces, Millet -acompañado por su abogada Miriam Astor-, ha escuchado las preguntas y reproches que le han formulado todos los grupos -menos CiU-, que han intentado sin éxito arrancarle alguna respuesta para que aclarara si desde el Palau se financió irregularmente a CDC. Millet, sin la barba que le acompañó las últimas semanas y vestido con americana pero sin corbata, ha asistido a los reproches de los grupos con aire resignado, a veces distraído, en ocasiones aburrido -incluso ha llegado a resoplar- y a veces dibujado una media sonrisa irónica cuando los diputados más le apretaban.
Los diputados de ERC Pere Bosch y de ICV Daniel Pi han encadenado una retahíla de reproches a la actuación de Millet al frente del Palau -"unos se pensaban que el Palau era suyo y los otros (en referencia a CiU), que el país era suyo", ha denunciado el republicano- y le han emplazado a responder a la pregunta de si desde el Palau se desviaron fondos a la Fundación Ramon Trías Fargas y a CDC. Ante el silencio de Millet, ambos diputados han confiado que la justicia acabará respondiendo a esta cuestión y que la comisión de investigación podrá acabar poniendo negro sobre blanco la "trama política del Palau de la Música".
Tampoco ha declarado a su llegada al Parlament
Montull, que no ha hecho declaraciones al llegar al Parlamento Catalán, se ha acreditado y ha subido por la escalinata principal, desde donde los ujieres, entre un remolino de cámaras de televisión y fotógrafos, le han acompañado hasta una zona de espera para que aguardara a ser llamado a comparecer.
Poco después, a las 11.55, ha llegado otro taxi con Fèlix Millet, acompañado por su abogada, Mireia Astor. Millet ha sorprendido a todos los periodistas al pasar de largo de la puerta principal del Parlament, ya que ha aprovechado para bajar del vehículo un poco más lejos y dar un pequeño paseo con su abogada mientras apuraba un cigarrillo antes de entrar a la cámara catalana.
También entre un enjambre de cámaras, Millet ha entrado al Parlament, se ha acreditado y ha subido por la escalinata principal hasta ir a encontrarse con Montull, que a las 12.08 ha entrado en la sala de la comisión.
Financiación con fondos del Palau
El ex presidente del Palau de la Música, Félix Millet, y su mano derecha, Jordi Montull, comparecerán este martes ante la comisión parlamentaria que investiga la presunta financiación irregular de CDC con fondos del Palau. La comisión decidió posponer su comparecencia, que en un principio estaba prevista para el 28 de junio, después de que la juez que instruye el caso del hotel del Palau decretara prisión provisional para los dos acusados.
Ayer mismo la ex secretaria de Millet, Elisabet Barber, se ha negado a responder a las preguntas de los diputados de la comisión, alegando que ya ha colaborado con la justicia en los procesos judiciales abiertos.
En la misma línea, la hija de Jordi Montull y ex directora financiera del Palau, que compareció el pasado 28 de junio, también se ha acogido a su derecho a no responder a las preguntas de los parlamentarios, recordando que está imputada en la causa, por lo que debía ser "cauta y respetuosa" con esta instancia judicial.
Millet y Montull salieron en libertad el 30 de junio, tras 13 días en prisión provisional comunicada y sin fianza por posibles delitos de apropiación indebida y tráfico de influencias en relación al proyecto urbanístico del hotel del Palau. La esperada comparecencia de los dos acusados ante los diputados estaba prevista para el 28 de junio, aunque pocos días antes la comisión aprobó posponerla, a instancias del PSC, a la espera de que cambiase su situación procesal.
Pidieron a Solaz no comparecer
Ambos pidieron a principios de junio al juez Juli Solaz, que instruye el 'caso Palau', no comparecer ante la comisión. Su defensa aseguraba que la comisión no tiene delimitado su ámbito de actuación, lo que podría suponer "un serio riesgo" para la acción de la Justicia y provocar un "juicio paralelo, llevado a cabo por un órgano imparcial que puede condicionar la posterior actuación del juez".
Sin embargo el juez ha desestimado la petición alegando que no era competente. Según el auto, las peticiones sobrepasaban "claramente" el ámbito competencial del juez, ya que las formalidades de una comisión de investigación parlamentaria y un procedimiento penal son "claramente distintas, y legalmente no existe ningún impedimento para que actúen en paralelo".
El juez ha asegurado que "ambos procedimientos son independientes entre sí y ambas instituciones tienen perfectamente delimitados sus respectivos campos de actuación", y ha apuntado que él no puede determinar las personas que deben comparecer.