Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Micheletti impone el toque de queda en Tegucigalpa tras nuevos enfrentamientos

La crisis política que vive Honduras tras el golpe de Estado no cesa pese a los intentos infructuosos de la comunidad internacional. Nuevos enfrentamientos entre manifestantes a favor del presidente depuesto, Manuel Zelaya, y las fuerzas de seguridad hondureñas ha ocasionado que el Gobierno 'de facto' reactivase de nuevo el toque de queda en la capital del país, Tegucigalpa.
De esta forma, las autoridades que gobiernan el país, desde el golpe militar del pasado 28 de junio, recuperan una iniciativa que afectó en un primer momento a todo el país y se extendió posteriormente a la zona fronteriza.
Un herido por bala
Los últimos incidentes tuvieron lugar después de que miles de personas concluyesen en Tegucigalpa una marcha en favor de Zelaya, tras una semana aparentemente pacífica. Sin embargo, al final de la tarde, un grupo de manifestantes arremetió contra locales comerciales, quemó neumáticos y hasta un autobús, según citan los medios locales.
Previamente, un hombre resultó alcanzado por una bala en una pierna y fue trasladado al Hospital Escuela, según confirmó el propio centro, aunque apenas se conocían detalles de este incidente.
Los efectivos de seguridad respondieron a las protestas con bombas lacrimógenas con las que actuaron incluso en la Universidad Pedagógica, donde un grupo de personas llegadas de otras partes del país centroamericano tenía previsto pasar la noche.
Zelaya viaja a Brasil
Mientras, Manuel Zelaya continúa buscando apoyos para su restitución en el poder. Este miércoles discutirá la situación de su país con el mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, según ha anunciado el Ministerio de Exteriores de Brasil.
Exteriores ha reiterado en un comunicado la condena del Gobierno de Lula al golpe que derrocó a Zelaya, así como su insistencia en que sea restituido en el cargo "de manera incondicional y en el más breve plazo posible".