Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Micheletti pedirá al Consejo de Ministros derogar la suspensión de garantías constitucionales

El presidente 'de facto' de Honduras, Roberto Micheletti, ha confirmado que pedirá al Consejo de Ministros levantar el decreto impuesto la semana pasada y mediante el cual se encuentran suspendidas cinco garantías constitucionales, como una medida en respuesta al regreso al país del mandatario derrocado Manuel Zelaya, el pasado 21 de septiembre.
"Voy a hablar ante los ministros y, al igual que tomamos la determinación para establecerlo, haremos para derogarlo", ha explicado Micheletti, quien ha reconsiderado su decisión tras las solicitudes de empresarios y políticos en este sentido.
La eventual derogación podría ayudar a una misión de ministros de Exteriores de la Organización de Estados Americanos (OEA) a sentar en una mesa de diálogo a Micheletti y Zelaya, quien se encuentra refugiado en la Embajada de Brasil de Tegucigalpa desde que regresó por sorpresa al país centroamericano.
Un requisito
La derogación del decreto había sido una de las condiciones de Zelaya para retomar las conversaciones con Micheletti, tras el golpe de Estado del pasado 28 de junio que instauró un Gobierno 'de facto' que ha sido rechazado por la comunidad internacional.
El mandatario interino aplicó el decreto hace más de una semana, con el fin de detener las protestas de los partidarios de Zelaya y silenciar algunos medios favorables al destituido presidente. La cadena Canal 36 y la emisora Radio Globo fueron cerradas la semana pasada tras una orden del Gobierno 'de facto'.
Zelaya, quien se encuentra desde hace casi dos semanas en la legación brasileña tras ingresar clandestinamente en el país para retomar el poder, ha insistido en que cualquier posibilidad de diálogo pasa por restituirlo en la presidencia, lo que Micheletti y su Gobierno rechazan de plano.
Este es el principal obstáculo que se encontrarán los minisitros de Exteriores que visitarán esta semana el país para poner fin al peor momento político que atraviesa Honduras en décadas.