Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Michael Haneke gana la Palma de Oro en Cannes con 'La cinta blanca'

El director austriaco Michael Haneke se ha llevado la Palma de Oro del festival de Cannes por su película 'Das weisse Band' ('La cinta blanca'). Un premio que ya rozó el director en 2001 con "La pianista" y en 2005 con "Escondido". 'La cinta blanca' está ambientada en un pueblo protestante del norte de Alemania durante los meses previos a la Primera Guerra Mundial.
El otro favorito de la crítica, Jacques Audiard ha conseguido con 'Un prophète' ('Un profeta') el Gran Premio del Jurado que ha presidido, Isabelle Huppert. Este filme ha conseguido el segundo premio en importancia por el retrato de un joven emigrante en una cárcel francesa.
El galardón a la mejor actriz ha recaído en la actriz francesa Charlotte Gainsbourg, por su interpretación en la película más polémica de la 62 edición de Cannes, 'Anticristo', de Lars von Trier.
Por su parte, el austríaco Christoph Waltz ha conseguido el premio a la mejor interpretación masculina por su papel en la única película estadounidense del concurso, 'Inglorious Basterds', del conocido Quentin Tarantino.
El galardón al mejor director ha sido para el filipino Brillante Mendoza por 'Kinatay' y el destinados al mejor guión para Feng Mei por 'Spring Fever', del realizador chino Lou Ye.
El Premio del Jurado lo han compartido la película 'Fish Tank', de la británica Andrea Arnold, y 'Thirst', del coreano Park Chan-wook.
Finalmente, el Premio Especial a toda la trayectoria fue para el cineasta francés Alain Resnais, que hace cincuenta años estrenó en Cannes 'Hiroshima mon amour' y que este año presentó en concurso, 'Les herbes folles'.
Ni Almodóvar ni Coixet
La que había sido anunciada como la edición "más española" del festival de Cannes no ha terminado con un final feliz al estilo Hollywood, sino con un desenlace marcado por la decepción al estilo realista que gusta en el certamen: Isabel Coixet y Pedro Almodóvar se han ido de vacío de La Croisette.
La cinta del realizador manchego "Los abrazos rotos" había llegado cargando con su fría recepción en España, pero las buenas críticas de parte de la prensa extranjera y la palpable pasión "almodovariana" que vive Cannes encendieron alguna esperanza de que, 48 años después de "Viridiana", de Luis Buñuel, la Palma de Oro recayera en la cinematografía española.
Como única cineasta que competía por primera vez este año en Cannes -de un grupo de veinte directores- parecía que la catalana Isabel Coixet estaba llamada a ofrecer una de las películas más sorprendentes del festival con "Mapa de los sonidos de Tokio". Pero también tendrá que esperar a otra edición.