Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maren Ade, directora de Toni Erdmann': "Es tan importante el sentido del humor como el aire que respiramos"

El filme, ganador de 5 galardones en los Premios del Cine europeo y prenominado para los Oscar, se estrena este viernes 20 de enero
"Es tan importante el sentido del humor como el aire que respiramos", ha manifestado este martes 17 de enero la cineasta alemana Maren Ade, durante la visita que ha realizado a Madrid para presentar 'Toni Erdmann', la tercera película de su carrera en la que aborda la relación entre un padre y una hija.
El filme, que se estrena en España este viernes 20 de enero, fue el gran triunfador en la pasada edición de los Premios de Cine Europeo, donde fue galardonado en cinco categorías --entre ellas, Mejor película y Mejor dirección--, a lo que se suma su nominación en los Globos de Oro y la prenominación para los Oscar en la categoría de Mejor película de habla no inglesa.
"Mucha gente piensa en los Oscar como un partido de fútbol, pero para nosotros ese partido ocurre en el momento del rodaje y no después", ha señalado ante los medios de comunicación la directora, quien ha destacado que lo importante no es la "competición", sino la "diversidad" de las películas que aspiran a este premio, cuyos finalistas se conocerán el próximo 24 de enero.
La historia que narra la realizadora alemana es tan concreta como universal: Ines, trabajadora de una importante firma alemana con sede en Bucarest (Rumanía), recibe la visita de Winfried, su histriónico padre con un infinito sentido del humor que le plantea una pregunta incómoda y difícil de responder: "¿Eres feliz?". Gracias al personaje ficticio al que da vida, Toni Erdmann, su primogénita conseguirá dar vida a su existencia.
La cineasta ha explicado que ambos personajes son infelices. Por un lado, Ines es "muy buena en el trabajo y desde el punto de vista profesional es muy libre y está muy cómoda". Sin embargo, la visita inesperada de su padre le hace plantearse si lo que hace es "valiente" o no y le lleva a cambiar.
Winfried proviene de la generación de la posguerra, cuyos padres han pasado por algo "terrible que bajo ningún concepto quieren que se vuelva a repetir". Su perspectiva "naif" de la vida y su sueño con un "mundo sin fronteras, abierto y generoso" contrasta con la filosofía "nihilista" de Ines, una consultora capaz de tomar decisiones basadas en el interés económico, por encima de los valores humanos.
"Por eso la presencia de su padre es tan incómoda, porque le recuerda quién es ella", ha agregado la directora, quien compara esta imagen con la de "una isla que se hunde". "Los responsables de eso somos nosotros, nuestra generación", ha recalcado.
Maren Ade ha precisado que no se trata de una historia autobiográfica, porque eso significaría que el guión calca su propia vida, aunque ha admitido que un autor no puede evitar plasmar en los relatos sus propias anécdotas. En este caso concreto, ha confesado que cuando era estudiante regaló a su padre una dentadura postiza que, al igual que Winfried, utilizaba en ocasiones para hablar de asuntos serios o para saludar desde el coche en las pausas de los semáforos. "Tenía un gran sentido del humor", ha dicho.
DOBLE GÉNERO: COMEDIA Y DRAMA
La intención de Maren Ade siempre fue dotar de un doble género a la película: comedia y drama. Por un lado, tras el sentido cómico y humorístico del padre se esconde la "desesperación" por acercarse a su hija y tener contacto con ella. Tal y como ha contado, a medida que avanzaba en el rodaje vio que la "tristeza" ganaba terreno y no fue hasta el montaje cuando descubrió que la comedia volvía a reflotar.
El resultado fueron 150 minutos de metraje que, según ha indicado, no pudo recortar para no eliminar el sentido de las escenas. Además, Maren Ade, que cuenta con otras dos películas en su filmografía --'Los árboles que no dejan ver el bosque, de 2003, y 'Entre nosotros', de 2010--, ha señalado que sus personajes tienen profundas capas que necesita desvelar a lo largo del relato.
En cuanto a la decisión de escoger Rumanía como escenario de este relato, Maren Ade ha señalado que quería mostrar el choque entre los países más ricos y los menos afortunados de la Unión Europea. "Tenemos tendencia a actuar como si lo supiéramos todo", ha dicho la directora.
Peter Simonischek y Sandra Hüller son ambos actores con gran experiencia en teatro, al igual que casi todos los actores procedentes de Alemania, donde hay una "gran tradición" en el campo de las artes escénicas. Según ha explicado, esta experiencia les permite no solo recordar textos largos sino aguantar escenas de hasta 12 minutos de duración, como ocurre en 'Toni Erdmann'.