Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manuel Medrano: "Lo más impactante es que el público cante tus canciones"

El colombiano Manuel Medrano (Cartagena de Indias, 1987) ha terminado con su primera visita a España el año triunfal que ha transcurrido desde que editara a finales de 2015 su primer disco homónimo, refrendado este pasado noviembre con dos Grammy Latinos en las categorías de Mejor Nuevo Artista y Mejor Álbum Cantautor.
"Ha sido un año maravilloso", confiesa a Europa Press este cartagenero de 29 años criado "desde muy pequeño" en Botogá, que se adentró en la música tras recibir en su adolescencia una guitarra como inesperado regalo, a pesar de que no tenía conocimientos musicales.
"Yo no sabía tocar ni he estudiado música. Empecé a aprender canciones de otros artistas y esa fue mi escuela. Les tengo mucho respeto y admiración a los músicos que estudian música, pero lo que pasa es que yo veo que mi profesión es más escribir canciones", apunta.
Rememora Medrano que al principio tocaba temas de otros, hasta que llegó un momento en el que se preguntó "por qué no" componer los suyos propias: "Cuando empecé a escribir canciones me conecté del todo con la música. Y eso que no había una proyección de ser un artista, pero las tenía archivadas y mis amigos me motivaron a grabarlas".
"Las hice principalmente para YouTube en acústico y se empezaron a viralizar de manera muy orgánica", destaca, para luego recalcar que "al principio era solo un hobby, que con el tiempo se transformó" en el trabajo de su vida. "Me siento privilegiado al ser mi trabajo mi mayor pasión, lo que más me gusta hacer", apostilla.
En esta línea, explica que descubrió "todo un mundo de emociones" al adentrarse en la composición: "Escribir canciones me hace reír y llorar, es tremendo, me conecté mucho con eso y empezó el reto personal de hacerlas cada vez mejores. Es un reto diario, siempre estoy pensando en qué será lo que vendrá".
"Es que cuando escribes una nueva canción no sabes si va a haber una próxima", remarca, para acto seguido olvidarse de ese temor al folio en blanco y expresar sus deseos de futuro, que pasan por "tener una carrera de cantautor" en la que "todos" sus discos tengan canciones escritas por él mismo.
Y añade, con cierto tono embelesado: "Pasas por premios, emisoras, muchas cosas, pero definitivamente lo más impactante es que el público cante tus canciones. Esa es una cosa loca, fascinante, mágica... que canten esa canción que un día escribiste en tu habitación sin saber qué iba a pasar con ella".
GRAMMY LATINOS
Sus letras, una voz única y ese género definido por él mismo como 'Pop Fundido', han llevado a Medrano desde la intimidad de su cuarto hasta la luz cegadora de los focos de Las Vegas, donde tuvo lugar la gala de los Grammy Latinos, en la que incluso interpretó una de sus canciones, Bajo el agua.
"Ganar dos Grammy es lo más que me ha pasado en la vida. Es el reconocimiento de la Academia a tu trabajo y a la música que haces. Soy un afortunado porque los dos galardones de este año son particularmente especiales para mí", asegura ceremonioso, para pasar a bromear al recalcar que el de Mejor Nuevo Artista "solo se gana una vez" en la vida.
Sobre el Mejor Álbum Cantautor, explica que es "increíble" y le "llena de orgullo" porque eso precisamente es lo que hace él: "Yo no soy músico, probablemente no sea un gran cantante, pero lo que hago es escribir canciones. Eso lo dice todo para mí y este ha sido el mejor año de mi vida".
Habla también distendido sobre su peculiar voz, de indudable profundidad, y señala que "siempre quieres tener una voz melodiosa que llegue a todos los registros, pero entonces te das cuenta de que eso no es lo que tienes, sino que tienes una voz ronca y gruesa". "Posiblemente no estás muy conforme con eso, pero cuando aprendes a conocerte, a quererte y a creer en ti, se convierte en otra cosa", subraya.
Y tan conforme está ahora el colombiano consigo mismo que ya avanza que tiene "canciones nuevas" que le gustan "mucho" y que querría lanzar "ya mismo". "Pero mi primer disco tiene un año, acaba de ganar dos Grammy y no puedo cortarle las alas", resalta, al tiempo que adelanta su intención de "presentarlo en todo el mundo".
COLABORACIÓN CON VANESA MARTÍN
Con ese espíritu viajero, Medrano afirma que está "muy agradecido y feliz de tener el privilegio de llevar" su música a otros países como España, donde cuenta, además, con una madrina de excepción, pues aporta su granito de arena a Munay, el reciente nuevo disco de Vanesa Martín, concretamente en la canción Complicidad.
"No la conocía pero me llegó su música y me cautivó. Me siento muy honrado de que mi nombre aparezca en su disco haciendo un pequeño aporte con mi voz en algunos de los versos que ella escribió. Ha surgido mucha complicidad entre nosotros, nos hemos hecho muy buenos amigos y ya hemos tocado juntos", explica.
Y termina Medrano trazando un puente entre Vanesa Martín y él mismo, entre España y Colombia, al plantear que ambos forma parte de "esa escena alternativa de músicos" que empezaron "como independientes" y con su guitarra "tocando en bares", aunque ahora "obviamente" estén en un sello grande como Warner Music. "Estamos consiguiendo que este movimiento tenga su hueco", remacha.