Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Macrooperación' internacional contra clonadores de tarjetas bancarias

Las cláusulas de las tarjetas de crédito, abusivasCuatro/CNN+
Una investigación iniciada en España por la Policía Nacional ha permitido desarticular un complejo grupo organizado de clonadores de tarjetas bancarias con conexiones a nivel mundial, en una operación en la que han participado 14 países, han sido detenidas 178 personas (76 de ellas en España), se han practicado 84 registros y han sido desmantelados 11 laboratorios de falsificación.
Los subgrupos asentados en cada uno de los países formaban una 'miniestructura' dentro del entramando global de la organización y estaban sometidos a las directrices generales y estratégicas de sus máximos responsables.
Los miembros de la red falsificaban tarjetas con las numeraciones obtenidas de forma fraudulenta y después realizaban reintegros en cajeros automáticos o compras en comercios, entre otras actividades delictivas.
Primeras pistas en Valencia
Las investigaciones contra este grupo criminal se iniciaron en Valencia, donde los agentes detectaron las actividades de varias personas dedicadas a la falsificación de tarjetas bancarias con las que realizaban reintegros en cajeros automáticos. Entre los investigados estaba uno de los cabecillas de la organización, una de las más importantes de alcance transnacional.
Según la Policía, la compleja estructura de la red desmantelada hizo especialmente arduas las investigaciones. La organización contaba con uno o varios subgrupos que funcionaban de forma autónoma en los diferentes países donde llevaban a cabo sus actividades ilícitas.
Al frente de cada subgrupo había un responsable que era el único que mantenía contactos con la cabeza de la organización como medida de seguridad. Los líderes de cada uno de los subgrupos se repartían el territorio en el que desarrollaban sus actividades y no dudaban en emplear métodos coactivos para eliminar la competencia de otros grupos.
Operaban bajo secreto
La mayoría de los miembros desconocían quiénes son los líderes mundiales de la organización, y en el caso de que hubieran oído hablar de ellos, únicamente conocían un alias y jamás los habían visto en persona.
Según Interior, los pocos que los conocían jamás han colaborado con las autoridades policiales por temor a las venganzas que contra ellos y sus familias pudieran llevar a cabo.
Cuando uno de los dirigentes era detenido, la organización se ocupaba de recaudar dinero para subvencionar todos los gastos de abogados y los de mantenimiento de sus familias, empleando incluso medios violentos, amenazas y extorsiones para lograr la recaudación.
Durante los dos años de investigación, los investigadores han detectado un elevado tráfico de dinero entre los países colaboradores, una cifra que supera los tres millones de euros. Los pagos a los cabecillas se realizaban siempre en mano a través de intermediarios para garantizar su seguridad.
Detenciones en España
El gran número de miembros, la movilidad geográfica y las medidas de seguridad empleadas, junto a otros factores, han complicado y prolongado la investigación policial. La operación ha culminado con éxito, según Interior, gracias a la dirección e implicación de la Audiencia Nacional, tanto del Juzgado Central de Instrucción número 5 como de la Fiscalía.
En España la operación policial se ha desarrollado en cuatro fases, que han culminado con un total de 76 detenidos, 48 registros, seis laboratorios de clonación de tarjetas y uno de I+D desmantelados. En éste último se intervinieron 30 bocas de cajeros manipuladas, moldes, componentes electrónicos y TPV. Además, se han localizado más de 5.000 tarjetas clonadas y 120.000 numeraciones de tarjetas.
Detenciones en otros países
En Rumanía se han realizado 23 registros, que se han saldado con un total de 16 detenidos. En Francia la operación se ha efectuado en tres fases, que han concluido con 30 detenidos y nueve registros. En Italia se han llevado a cabo dos registros, se ha detenido a siete personas y se han intervenido 3.100 tarjetas clonadas.
En Alemania se ha detenido a 16 personas, entre ellas uno de los técnicos más importantes a nivel europeo de creación de dispositivos de "skimming". En Irlanda la operación se ha ejecutado en tres fases y han sido detenidas 12 personas. En EEUU se ha arrestado recientemente a ocho personas.
Además, gracias a la información facilitada por la Policía Nacional, se ha detenido a dos personas en Australia, otras dos en Suecia y Grecia, tres en Finlandia y cuatro en Hungría.