Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luz verde a la continuidad de Garoña por 10 años más

Central Nuclear de CofrantesReuters
El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) se ha inclinado a favor de una prórroga de la operatividad de la central nuclear de Garoña (Burgos), pero de que ésta sea limitada, según fuentes próximas a las deliberaciones.
Los cinco consejeros del CSN (dos a propuesta del PSOE, dos del PP y uno de CiU) han concluido el informe definitivo sobre la prórroga solicitada por el titular de la instalación nuclear, y han registrado el mismo en el Ministerio de Industria.
Sin embargo, la presidenta del CSN, Carmen Martínez Ten, no entregará en mano el informe al ministro de Industria, Miguel Sebastián, hasta el próximo lunes, y a continuación comparecerá ante los medios de comunicación, junto al resto de consejeros, para presentar el contenido y los detalles del dictamen.
España cuenta con ocho reactores
Por otra parte, las conmemoraciones del Día Mundial del Medio Ambiente, instituido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972 con el objetivo de concienciar y generar una acción mundial en favor del medio ambiente, coinciden con esta fecha clave que contribuirá a conocer las intenciones del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero sobre mantener energía nuclear o cancelarla progresivamente.
España hay ocho reactores nucleares que aportan entorno al 20 por ciento de la energía que se consume en el país.
Para el Foro de la Industria Nuclear española y otros sectores abogan por esta energía porque garantiza un suministro eléctrico estable, frena las emisiones contaminantes y reduce la dependencia energética del exterior.
En total, las centrales nucleares europeas generan un tercio de la energía y evita la emisión de 600 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año.
Los 118.000 millones de kilowatios por hora producidos por la instalación burgalesa han evitado la descarga a la atmósfera de más de 93 millones de toneladas de dióxido de carbono, ya que esta energía no emite gases ni partículas contaminantes a la atmósfera.
Los ecologistas, en contra
Por el contrario, los grupos y ONG ecologistas han manifestado reiteradamente su postura contraria a la energía nuclear al considerar que presenta graves problemas de seguridad para las personas y para el medio ambiente y porque consideran que el nivel de producción que actualmente tiene en España es perfectamente sustituible por otras de fuentes renovables, que ya aportan el 23 por ciento de la energía.
Así, la Coordinadora de Organizaciones Contrarias a la Energía Nuclear, que aglutina organizaciones ecologistas de todo el país ha acusado al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, de mentir al Senado cuando le preguntaron sobre Garoña, ya que éste respondió que "con las centrales ocurre un poco como con las personas, que algunas con 20 o 30 años tienen achaques y otras con 50 o 60, están estupendas".
En el mismo sentido, la organización ecologista WWF ha asegurado que en los últimos dos años, una o más centrales estuvieron paradas el 73 por ciento del tiempo, por recarga o accidente y, sólo en el pasado mes de mayo, cuatro centrales estuvieron desconectadas al mismo tiempo.