Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lula: desafiante ante el juez y amenazando con volver a ser presidente de Brasil

Ha llegado en un avión privado, rodeado por su enjambre de abogados y ojo, porque el jet pertenece a uno de sus exministros investigado por corrupción y soborno. En esta otra furgoneta blanca, se montaba a toda prisa Sergio Moro, el super juez que le ha sometido a cinco horas de interrogatorio. En las que el expresidente brasileño ha intercalado nóes, nuncas y no sé para repetir que no aceptó sobornos a cambio de dar contratos de Petrobrás, la petrolera estatal. En este caso específico, que no le regalaron un apartamento en un lujoso edificio en la playa.