Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luke Scott debuta en la dirección con 'Morgan': "El ambiente en que se desarrolla es muy parecido a 'Alien"

El hijo de Ridley Scott, Luke Scott, frecuente colaborador de su padre como director de Segunda Unidad en películas como 'Exodus: Dioses y Reyes', y director de arte en '1492, la conquista del paraíso', entre otras, da el salto a la dirección cinematográfica con 'Morgan', cinta de ciencia ficción cuyo ambiente es "muy parecido a 'Alien", película que dirigió su progenitor en 1979.
Así lo ha afirmado Luke Scott en una entrevista con Europa Press este miércoles 14 de septiembre en Madrid, con motivo de su visita a España para promocionar la película, que llega a los cines españoles este viernes 16 de septiembre.
De hecho, Luke Scott ha reconocido que 'Morgan' guarda "algunas similitudes" con este clásico de terror que protagonizó Sigourney Weaver. "Nunca fue intención crear otro 'Alien', pero lo que empezamos a rodar, en particular en el ambiente en que se desarrolla 'Morgan', es muy parecido a 'Alien", ha expresado.
Aunque Scott admite que su película tiene como protagonista a un "alien sobre la tierra con el bosque alrededor", considera que 'Morgan' también tiene "un poco de Agatha Christie". Para Scott, este tipo de elementos están presentes "en muchas películas", como es el caso de 'Muerte en el Nilo', filme de 1978 dirigido por John Guillermin y precisamente basado en una novela de Agatha Christie. "Es un tema bastante común en el cine, con toda esa gente, y ese monstruo", ha resumido.
En 'Morgan', una consultora corporativa, a la que da vida Kate Mara, es enviada a un remoto lugar secreto, donde deberá investigar y evaluar un espantoso accidente. Allí descubrirá que todo fue desencadenado por una aparentemente inocente 'humana' --llamada Morgan (interpretada por Anya Taylor-Joy)-- que encierra un misterio que podría ser infinitamente prometedor y a la vez increíblemente peligroso.
Scott ha declarado que se siente "muy contento" con el resultado de la película, sobre todo a nivel técnico, pero ha dicho que ha echado en falta "un poco más de dinero y de tiempo" a la hora de llevarla a cabo.
A pesar de tratarse de una película de ciencia ficción, el director ha manifestado que lo que pretendía con 'Morgan' era "divertirse" y explorar el mundo de la ingeniería genética, así como el de los humanos sintéticos, algo que, en su opinión, podría constituir la "siguiente fase" de "la evolución de los seres humanos".
Además, Scott también ha señalado que quería "sugerir que el mundo de los robots y los clones" es "historia de la ingeniera genética, que es lo que habrá en el futuro". Igualmente, otro de los deseos del director novel era incluir en su debut escenas de lucha y acción.
AYUDA DE RIDLEY SCOTT, SU PADRE
Tal y como ha comentado el hijo del veterano cineasta británico, su primera incursión en el cine como director ha llegado en este momento porque se encontraba "ocupado" haciendo otras cosas como anuncios para televisión, rodajes como Segunda Unidad en películas o desarrollando guiones, según ha explicado. "Por fin me las he apañado para encontrar el guión correcto, no es fácil hacer una película", ha añadido.
Producida por Ridley Scott, Luke Scott ha reconocido que la presencia de su padre en 'Morgan' ha facilitado mucho las cosas. "Ayudó a que fuera para adelante este proyecto porque era productor, con lo que tuvimos ventaja a la hora de tener acceso a un equipo buenísimo", ha admitido Scott, que también ha alabado otros factores como, por ejemplo, la dirección de cásting.
En cuanto al guión, Luke Scott ha comentado que su padre le dio el visto bueno porque estaba "bien", por lo que no ejerció una "influencia directa real" sobre el libreto. "Pero a la hora del montaje sí que tomamos en cuenta sus consejos y opiniones", ha destacado por el contrario.
Por el momento, Scott se encuentra trabajando en otro proyecto. En concreto, según ha explicado, está escribiendo un guión basado en hechos reales de un suceso que tuvo lugar en el siglo XIX, en el que unos hombres que cruzaron América y llegaron a las montañas Rocosas, acabaron convirtiéndose al canibalismo con motivo de las dificultades a las que tuvieron que enfrentarse por la llegada del frío invierno.