Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Localizada una de las cajas negras del Airbus siniestrado en el Índico

La superviviente en el accidente del AirbusCUATRO
Una de las cajas negras del Airbus 310-300 de la compañía Yemenia Airways que se precipitó el martes en aguas de las islas Comoras, en el Océano Índico, con 153 personas a bordo, ha sido localizada, según un portavoz del Gobierno francés.
De este modo, los equipos de rescate enviados por Francia al lugar para ayudar en las tareas de salvamento ya han iniciado los trabajos para recuperar la caja negra y así poder conocer la causa del accidente.
Mientras, las labores de búsqueda de supervivientes continúan, aunque un portavoz de la Cruz Roja en el lugar afirmó que las esperanzas de encontrar a más personas son escasas.
Doce horas en el agua
Baya Bakari, la adolescente marsellesa de 14 años única superviviente hasta el momento del vuelo de la aerolínea Yemenia, se precipitó al mar y una vez en el agua se agarró a los restos del avión hasta que la rescataron poco después de las 4 de la madrugada.
"No sintió nada y se encontró en el agua. Oyó gente hablar a su alrededor pero no veía a nadie en la noche. Luego se agarró a algo", relata en RTL el padre de la niña, Kassir Baraki, residente en la región parisina, tras poder hablar por teléfono con su hija mayor.
Baya Bakari había embarcado con su madre el lunes por la mañana en el aeropuerto parisino de Charles de Gaulle y ha pasado casi doce horas en el agua, sin saber nadar y sin chaleco salvavidas. Su padre, que la describe como "frágil y tímida" no tenía esperanzas de que ninguno de los dos seres queridos que iban a bordo del aparato siniestrado sobreviviera al accidente.
Los médicos que atienden a Baya en el hospital El Maarouf de Moroni, en Comoras, le han confirmado al padre que su estado de salud no es preocupante, que tiene algunas quemaduras leves y que está en observación.