Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La LFP presenta una querella criminal contra el Osasuna por amaño y corrupción

Miguel  Archanco, expresidente del OsasunaEFE

La LFP ha presentado una querella criminal contra el expresidente del Osasuna, Miguel Achanco Taberna, en el Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona. Le acusan, a él y a otros directivos, de un delito de corrupción de particulares por manipulación deportiva o amaño de partidos y también de un delito de apropiación indebida, tal y como informa la SER.

La investigación por la presunta trama de corrupción y amaño de partidos efectuado por el que fuera presidente del Osasuna, Miguel Achanco, continúa ensuciando la imagen de la Liga Nacional de Fútbol Profesional.
Tal y como informa la SER, la LFP ha hecho llegar a los juzgados una querella criminal contra su persona, presentada en el Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona. Además, los ex directivos Juan Pascual Leache, Tomás López y Jesús 'Txuma' Peralta también han sido denunciados, todos ellos acusados de un delito de corrupción de particulares por manipulación deportiva o amaño de partidos y también de un delito de apropiación indebida.
Los hechos se producen semanas después de conocer, –en el programa de radio 'El Larguero' de la cadena Ser–, la confesión de un ex gerente del club, Ángel Vizcay, quien aseguró que el conjunto navarro había pacado primas con el Betis por ganar al Valladolid en la penúltima jornada de la pasada temporada 2013/2014 y por dejarse perder en la última en Pamplona. Según su información, recogida por la cadena Ser, el Betis habría recibido 400.000 euros y fue el directivo 'Txuma' Peralta el encargado de entregarla.
La cantidad, que ascendió a un total de 650.000 entre los dos partidos, fue pactada en un hotel de Valencia donde además, según declaraciones de Vizcay, tuvieron participación diversos jugadores de ambos clubes.
En la solicitud de investigación se encuentran implicados los futbolistas Jordi Figueras y Antonio Amaya (Betis); Patxi Puñal y Damiá Abella (Osasuna); y Sergio García, del Espanyol, equipo implicado tras la sospecha de un empate pactado entre su club y el Osasuna que supuso la salvación del conjunto catalán y mantuvo con opciones en el final liguero al conjunto navarro.
En total, Vizcaray, quien está exento de la querella criminal por su colaboración en el destape de esta trama pese a haber retirado cantidades de dinero involucradas en los amaños, asegura que se extrajeron 2.340.000 millones blanqueados bajo la excusa de estar destinados para ciertos servicios inmobiliarios.
De esta forma, la querella se une a la denuncia interpuesta con anterioridad el 19 de febrero sobre el mismo asunto y que golpea también a otros equipos, –además de los ya citados–, como el Valladolid o el Getafe, primados también por ganar ciertos partidos.