Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Justicia norirlandesa decide sobre la extradición de De Juana Chaos

El juez norirlandés que tramita el caso de José Ignacio de Juana Chaos, requerido por la Justicia española, anunciará entre este jueves y viernes si el delito de enaltecimiento del terrorismo que se le imputa al ex preso etarra es susceptible de extradición.
En su sentencia del pasado 10 de marzo, el juez Thomas Burgess dio luz verde a una petición española en ese sentido al considerar que ese delito justifica la extradición del acusado en virtud de la ley británica sobre terrorismo de 2006.
Desde entonces, este tribunal ha estudiado los alegatos de la defensa contra un fallo que, según ésta, no ha tenido en cuenta que en España se está dando un proceso judicial viciado en el que se prejuzga a su cliente y, por lo tanto, se violan sus derechos fundamentales.
Los argumentos de De Juana
Los abogados de De Juana piden al juez que se tenga también en consideración "el impacto del aislamiento y la detención incomunicada" que sufrió durante dieciocho de sus veintiún años de cárcel en España.
Esos argumentos forman la base del rechazo de la defensa a la extradición del ex preso etarra, quien permanece en Belfast en libertad vigilada desde el pasado 17 de noviembre.
Sus abogados han tachado de "defectuosa", "contradictoria" y "demasiado vaga" la orden europea de detención cursada por la Audiencia Nacional española para la detención del ex jefe del "Comando Madrid" de ETA.
Tras su salida de prisión
La defensa sostiene que la orden se basaba en informaciones periodísticas que reproducían las palabras de una carta leída por una mujer en el homenaje que se rindió en agosto de 2008 en San Sebastián a De Juana, ausente de ese acto, tras su salida de la cárcel, donde cumplió 21 de los 3.000 años de prisión a que fue condenado por 25 asesinatos cometidos como miembro de ETA.
La Audiencia Nacional cree que puede haber delito en el final de la carta, atribuida al excarcelado, donde homenajea a un fallecido dirigente de ETA.