Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Junta Electoral no se pronuncia sobre el uso del Falcon por Zapatero

El tema del uso del avión oficial Falcon por parte del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para acudir a mítines del PSOE continúa un día más.
En esta ocasión, la Junta Electoral Central ha señalado al PP que el uso de aviones militares por parte del presidente del Gobierno es una cuestión "cuya ponderación excede del ámbito de competencia" del organismo arbitral y que, en todo caso, habrá de ser el Tribunal de Cuentas quien estime si se trata o no de un gasto electoral atribuible al PSOE.
En una resolución acordada este martes, la Junta Electoral señala que "la decisión sobre la utilización de medios públicos, atendiendo a razones de seguridad, comporta elementos de juicio cuya ponderación excede del ámbito de su competencia".
El Gobierno ya había justificado por razones de seguridad el uso del Falcon de la Fuerza Aérea para los desplazamientos del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, cuestionado por utilizar este medio de transporte militar para acudir a mítines del PSOE.
Examen de cada viaje
Ahora bien, la Junta Electoral indica que "la consideración de los desplazamientos de los candidatos y dirigentes de las formaciones políticas como gasto electoral está prevista en la Ley Electoral y su calificación corresponderá, en su momento, al Tribunal de Cuentas, atendidas las particulares circunstancias de cada desplazamiento".
Según la legislación electoral, se computará como gasto electoral los "medios de transporte y gastos de desplazamiento de los candidatos, de los dirigentes de los partidos, asociaciones, federaciones o coaliciones, y del personal al servicio de la candidatura".
Eso sí, queda fuera "el uso de los vehículos particulares de los candidatos, militantes o simpatizantes". El PP había argumentado que el uso del avión oficial Falcon por Zapatero vulnera la ley que fija un tope de gasto de los partidos en las campañas electorales, a la vez que distorsiona el principio de igualdad entre las fuerzas políticas concurrentes a unas elecciones.
En manos del Tribunal de Cuentas
Y mientras la Junta Electoral se desentendía de la denuncia del PP, el partido de Mariano Rajoy insistía presentando otra al Tribunal de Cuentas, que es el órgano supervisor a quien compete examinar las cuentas de los partidos en los procesos electorales.
En concreto, el PP quiere pedir ahora al Tribunal de Cuentas que investigue si el PSOE ha realizado un "uso indebido" del avión militar Falcon en campaña electoral y, en ese caso, si se debe devolver al Tesoro público los gastos derivados de ese uso.