Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El estado de salud de José Tomás experimenta una "discreta mejoría" tras la gravísima cornada

Reventas astronómicas.cuatro.com
El equipo médico del hospital Hidalgo de Aguascalientes ha emitido un nuevo comunicado en el que explica que el diestro José Tomás ha experimentado una "discreta mejoría" después de ser operado de urgencia por una grave cogida cuando toreaba en la citada localidad mexicana.
Aunque Tomás continúa grave, los médicos han informado de que ha presentado una "discreta mejoría" después de una intervención de varias horas, con un resultado "satisfactorio". Asimismo, han calificado el estado de salud del torero de Galapagar como de "muy delicado".
Una cornada muy grave
El torero español José Tomás ha sufrido una cornada de extrema gravedad en su muslo izquierdo durante la lidia de su segundo toro, de nombre Navegante, en la Monumental de Aguascalientes (México) durante el transcurso de la segunda corrida de la Feria Nacional de San Marcos.
Su apoderado, Salvador Boix, ha señalado, en declaraciones a la Cadena Ser, que el diestro ha pasado momentos "muy críticos" en los que se ha temido por su vida, pero que ya se encuentra "estable". Asimismo, ha indicado que fue sometido a una operación de tres horas y media y, posteriormente, trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos del centro hospitalario.
Operado en la plaza
La cornada dejó una herida de 15 centímetros, con tres trayectorias que le partió el paquete vascular de la pierna, rompiendo la vena femoral y la arteria ilíaca y dañando seriamente la safena.
Como consecuencia, el diestro de Galapagar sufrió una hemorragia severa que le llevó a ser trasladado inmediatamente a la enfermería de la plaza, dirigida por el equipo del doctor Enrique González Careaga, donde se estabilizó inmediatamente al torero, que había entrado en shock por la pérdida de sangre.
Según fuentes médicas de la plaza, al torero se le transfundieron unos ocho litros de sangre para compensar la hemorragia causada por la cornada.
El torero fue trasladado posteriormente al hospital Hidalgo de Aguascalientes en torno a las 21.10 horas de la noche (4.10 de la madrugada en la España peninsular) y fue introducido inmediatamente en el quirófano.