Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Japón quiere reducir en un 25 por ciento la emisión de CO2 para el año 2020

Yukio Hatoyama en una cumbre sobre el climaReuters
El próximo primer ministro japonés, Yukio Hatoyama, ha reafirmado este lunes su compromiso de reducir las emisiones de gases que causan el efecto invernadero en un 25 por ciento para el año 2020, con respecto a los niveles de 1990. Se trata de una de sus promesas electorales y según ha dicho Hatoyama, la llevarán adelante, "con voluntad política". Hatoyama, presidente del Partido Democrático ha contado, en un simposio sobre el clima en Tokio, su reto. Un reto más ambicioso que el de EEUU y la UE.
Estados Unidos se propone reducir en 2020 las emisiones de CO2 en un 14 por ciento con respecto a los niveles de 2005, mientras la Unión Europea apuesta por recortar en 2020 las emisiones en un 20 por ciento con respecto a 1990. Además, el reto medioambiental del futuro Gobierno nipón supera el del Ejecutivo saliente del Partido Liberal Demócrata (PLD) de Taro Aso, que apostó en junio por una reducción del 15 por ciento para 2020 con respecto a los niveles de 2005.
Yukio Hatoyama ha señalado la necesidad de que las naciones industrializadas aúnen esfuerzos para reducir las emisiones de CO2 en busca de "un desarrollo sostenible y erradicar la pobreza bajo el principio de responsabilidad común".
Sin cumplir el protocolo de Kyoto
Japón es uno de los cinco principales emisores de CO2 y por ahora no ha cumplido sus compromisos con el Protocolo de Kioto, que le obliga a reducir hasta 2012 su cuota de contaminación a niveles por debajo del 6 por ciento de los niveles de 1990.
En diciembre se celebrará en Copenhague la próxima cumbre mundial del clima, en la que se tratará de buscar un marco sustituto para el Protocolo de Kioto.
Otro protocolo con mucho respaldo
Quizás no sea tan famoso como el de Kioto, pero el protocolo de Montreal puede presumir de ser el acuerdo con más respaldo del mundo, y el más eficaz para luchar contra la destrucción de la capa de ozono.
El acuerdo fue negociado en 1987 y entró en vigor en 1989. Desde ese momento, el documento ha sido revisado en varias ocasiones y se cree que si todos los países cumplen con los objetivos propuestos dentro del tratado, la capa de ozono podría haberse recuperado para el año 2050.
En la actualidad unas 180 naciones se han comprometido a cumplir con sus metas de reducción en la producción de gases CFC (clorofluorocarbón), halones y bromuro de metilo, cuya presencia en la atmósfera es considerada la principal causa del adelgazamiento de la capa de ozono.