Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Japón lucha contra la debacle nuclear en Fukushima

Las autoridades de Japón han comunicado a la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) su intención de reconectar a la corriente la unidad dos de la central nuclear de Fukushima una vez que se haya completado el rociado de agua sobre el reactor número tres.
La agencia de la ONU ha anunciado en un comunicado que Japón "planea reconectar a la corriente la unidad dos una vez que el rociado de agua en el reactor de la unidad tres esté completado". Esta inyección fue interrumpida temporalmente a las 20.09 hora local (12.09 hora peninsular en España).
Varios operarios han conectado un cable externo de un kilómetro de largo desde la red de suministro con el objetivo de reanudar el bombeo de agua que enfría el reactor número dos.
Apagón en Tokio
Mientras, Tokio pasa la noche sin luz. El Gobierno japonés ya advirtió de que la capital sufriría un gran apagón debido a la interrupción de las operaciones de la central nuclear Fukushima-1, gravemente dañada por el terremoto y el posterior del tsunami del pasado 11 de marzo, según informó la agencia estatal Kiodo.
El ministro de Comercio, Banri Kaieda, declaró este jueves que la demanda eléctrica registrada por la mañana excedía las capacidades de la compañía suministradora, la Tokyo Electric Power Co., la empresa operadora de la central nuclear siniestrada.
Por ello, advirtió que se producirían apagones a lo largo de la noche, cuando aumentase el consumo, como así ha sucedido. El Gobierno ha reclamado a las compañías ferroviarias que interrumpan sus servicios para ahorrar electricidad.
Los apagones han coincidido con el dramático descenso de las temperaturas que se vive en la zona. Aparte, según las autoridades, alrededor de 1,5 millones de hogares carecen de agua potable.
Leve aumento de la radiación
Mientras, la Tokyo Electric Power Company (TEPCO) ha confirmado un leve aumento de los niveles de radiación en la planta tras las operaciones de refrigeración en el reactor número 3 que está llevando a cabo el Ejército nipón, según recoge la agencia oficial de noticias, Kyodo News.
La radiación que actualmente se registra en torno al edificio de administración de la planta ha aumentado desde los 3.700 a los 4.000 microsieverts por hora, teniendo en cuenta que el límite máximo de radiactividad que un ser humano puede recibir de forma segura es de 1.000 microsieverts al año.
Detenido el rociado de agua sobre el reactor 3
Los servicios de emergencia han detenido temporalmente las operaciones de enfriamiento con agua del reactor 3 de la central nuclear de Fukushima-1, según informa la cadena de televisión nipona NHK.
Los operarios habían estado empleando por la mañana un cañón de agua y tanques cisterna lanzados desde helicópteros para reducir la temperatura del núcleo del reactor y del combustible nuclear de plutonio que alberga.
Pruebas de radiación
Unas 10.000 personas se han sometido a pruebas de medición de radiactividad en la prefectura de Fukushima, en el noreste de Japón, donde se ubica la central nuclear más afectada por el terremoto del viernes, en cuyo entorno se han disparado los niveles de radiación, según recoge la agencia de noticias Kiodo.
TEPCO ha indicado que solo seis personas han tenido que someterse a procesos de descontaminación, aunque han sido parciales, por lo que solo se han llevado a cabo en cara y manos.
Las pruebas, desarrolladas en los centros sanitarios y refugios de la prefectura, no solo han abarcado a los vecinos de las instalaciones nucleares, sino también a residentes en otras 26 localidades.
"La situación continúa siendo muy grave"
Mientras, el director general de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), Yukiya Amano, ha asegurado este jueves, antes de partir con destino a Japón, que espera poder visitar la central nuclear de Fukushima-1, que ha sufrido graves daños como consecuencia del terremoto de 9 grados registrado el pasado 11 de marzo en la costa nororiental del país asiático.
Helicópteros militares y camiones cisterna han rociado este jueves con agua varios reactores de la planta nuclear pero los altos niveles de radiación han dificultado estas labores.
"La situación continúa siendo muy grave", ha advertido el director general de la AIEA, en declaraciones a la prensa antes de salir desde el aeropuerto de Viena con destino a Tokio acompañado por un pequeño grupo de expertos nucleares. "Queremos visitar la zona, pero lo discutiremos una vez hayamos llegado", ha explicado Amano, en referencia a su deseo de visitar la planta de Fukushima-1.
"Es un accidente muy grave pero Japón no está solo, la comunidad internacional está apoyando a Japón", ha destacado el director de la AIEA, antes de explicar que solicitará a las autoridades niponas que mejoren la comunicación con su organismo, que ha tenido dificultades para mantenerse al tanto sobre la rápida evolución de los acontecimientos en la central por la falta de información oportuna y detallada por parte de Tokio.