Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores testifican que la endogamia provocó la extinción de los Austrias

Carlos II a los 10 añosCNN+/Cuatro
Un estudio de la Universidad de Santiago de Compostela ha testificado genéticamente que la dinastía de los Austrias se extinguió debido a la endogamia: el emparejamiento entre individuos de la misma familia. 'Hemos conectado la historia con la genética y hemos testado una teoría' que ya habían defendido los historiadores, ha asegurado Gonzalo Álvarez, director del estudio, que ha agregado que los Habsburgo en España desaparecieron cuando murió Carlos II en 1700, sin descendencia por su alto coeficiente de consanguinidad.
Los investigadores han utilizado información genealógica de Carlos II y de 3.000 de sus familiares y antepasados en 16 generaciones para calcular el coeficiente de endogamia (F) de cada individuo. Los resultados indican la probabilidad de que una persona reciba dos genes idénticos por el ancestro común de sus padres.
Argumentos
El equipo de Álvarez ha elaborado tres argumentos evidénciales de la muerte por consaguinidad de los Austrias. En primer lugar, una de las causas de la extinción de la dinastía de los Habsburgo fue el elevado número de matrimonios con lazos sanguíneos comunes. El estudio que se publica en la revista 'PLoS ONE', demuestra que F aumentaba con las generaciones desde 0,025 en Felipe I, el fundador de la dinastía de los Habsburgo, a 0,254 en Carlos II. La endogamia se acrecentaba a medida que tendían a casarse con familiares para preservar su legado.
En segundo lugar, existía una alta tasa de mortalidadinfantil en la familia de los Austrias en comparación con los niños que nacían en los pueblos españoles de aquella época, 'lo que resultaba difícil de explicar cuando eran los niños mejor atendidos del mundo', según el director de la investigación.
En tercer lugar, Carlos II, sufrió muchas enfermedades: padeció raquitismo, no caminó hasta los cuatro o cinco años y no habló hasta aproximadamente los seis años. Estas patologías eran provocadas por el matrimonio consanguíneo de sus padres. Además, se explica también la esterilidad del rey que llevó a la desaparición de la dinastía.