Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores españoles desarrollan un biosensor con colorantes que detecta de forma rápida mutaciones genéticas

Un grupo de la Universidad Autónoma de Madrid ha estudiado, mediante técnicas ópticas y electroquímicas, la interacción de dos colorantes con ADN, y, como resultado, han descubierto que es posible utilizar estos colorantes como indicadores químicos de la presencia de mutaciones.
Los resultados, publicados en 'Bioelectrochemistry', fueron aplicados al desarrollo de un biosensor electroquímico que ha permitido detectar, de forma rápida y sencilla, dos de las mutaciones genéticas más comunes asociadas a la fibrosis quística.
Según explica Encarnación Lorenzo, directora del Grupo de Investigación en Sensores Químicos y Biosensores de la UAM, "este biosensor está basado en los colorantes Safrina y Azure A, y es útil para detectar secuencias específicas de ADN, o la presencia de mutaciones en las bases de las mismas".
"El método se ha aplicado con éxito a la detección de las mutaciones más comunes, la 'F508del' y la 'p.Gly542Stop', en el gen regulador de la fibrosis quística, en muestras reales extraídas de células sanguíneas de pacientes que sufren la enfermedad", agrega la investigadora.
BIOSENSORES ELECTROQUÍMICOS
En biomedicina, la técnica de interacción de moléculas pequeñas con ADN ha sido utilizada tanto para fines diagnósticos como terapéuticos. La hibridación entre cadenas sencillas de ADN es la forma más específica de bioreconocimiento. Disponer de sistemas simples y rápidos para detectarla supone un gran avance en el diagnóstico de enfermedades asociadas a la presencia de mutaciones en los genes relacionados con la enfermedad.
Los biosensores electroquímicos son excelentes herramientas para lograr esta finalidad, siempre que se disponga de moléculas electroactivas que interaccionen de forma muy selectiva con la doble cadena formada tras la hibridación, como es el caso de los colorantes Safrina y Azure A.
Los resultados obtenidos mediante el biosensor desarrollado por los investigadores de la UAM, concuerdan con los resultados obtenidos a través el método de secuenciación utilizado en el Instituto de Genética Médica y Molecular IdiPaz.