Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores españoles crean un mapa en 4D de las células neuronales y sensoriales del oído

El equipo científico liderado por la investigadora del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de la Universidad Pompeu Fabra, Cristina Pujades, ha reconstruido, a través de la combinación de la microscopía en 4D con otras herramientas de procesamiento de imagen, la historia de las células ciliadas y las neuronas sensoriales en el oído interno de embriones de pez cebra.
"Hemos podido realizar mediciones espacio-temporales, y así entender por primera vez el comportamiento de las células progenitoras, es decir, cómo su destino final está relacionado con su comportamiento en un lugar y momento determinados," ha comentado Sylvia Dyballa, primera autora del artículo publicado en la revista 'eLife' y recogido por la plataforma Sinc.
En concreto, uno de los procesos que han podido observar con detalle es la delaminación de las células progenitoras neuronales, las cuales se encuentran en la vesícula ótica, salen de esta estructura por la delaminación y forman el ganglio neuronal.
De hecho, los investigadores observaron que la organización y la función de las neuronas sensoriales en el ganglio dependían del comportamiento de sus progenitoras durante el proceso de delaminación.
VÍNCULO ENTRE EL LUGAR Y EL ORDEN DE DELAMINACIÓN DE LOS PROGENITORES
"Todos estos descubrimientos establecen un vínculo entre el lugar y el orden de delaminación de los progenitores y su identidad neuronal dentro del ganglio, y sugieren la existencia de una fina regulación espacial y temporal en el desarrollo embrionario del oído interno", ha comentado Pujades.
La delaminación se da de forma masiva en un período muy corto de tiempo. Por ello, el grupo de progenitores neuronales experimenta cambios dramáticos en su tamaño y forma al tiempo que debe mantenerse la homeostasis del sistema. Además, este proceso tiene que estar coordinado con la formación de las células ciliadas, las que están en primera instancia en contacto con el exterior.
Del mismo modo, los investigadores observaron que los progenitores de estas células tienen comportamientos variados, pero comparten el hecho de que su lugar de nacimiento determina su función. "Finalmente, pudimos reconstruir el mapa dinámico de progenitores del oído interno y ver cómo los territorios que albergan los progenitores neuronales y sensoriales cambian durante el desarrollo embrionario", ha zanjado Pujades.