Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores detectan que la activación de la autofagia está implicada en la motilidad de los espermatozoides

Investigadores del departamento de Fisiología en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura (UEx) han demostrado que las proteínas relacionadas con la autofagia celular están activas también en los espermatozoides humanos, es decir, que la activación de la autofagia puede estar implicada en la regulación de la supervivencia celular y la motilidad de los espermatozoides.
De hecho, según el trabajo, publicado en 'Scientific Reports', recogido por la plataforma Sinc y en el que se han analizado muestras de 33 donantes sanos no fumadores, la activación de la autofagia induce un aumento significativo en la motilidad de los espermatozoides y, por el contrario, la inhibición de la autofagia resulta en una disminución de la motilidad y viabilidad de estos.
La autofagia es un proceso celular cuya función es desechar las proteínas celulares y los orgánulos en mal estado. De esta manera, la célula consigue energía degradando los residuos y logra mantener el equilibrio celular. A pesar de la importancia que tiene el proceso de autofagia en la regulación de la supervivencia celular, hasta ahora no se había investigado su papel en la regulación de la fisiología del esperma del hombre.
"Comenzamos nuestro estudio porque habíamos constatado en muestras de semen fresco que existía una correlación positiva entre la activación de la autofagia y la viabilidad del esperma, y que dicha activación era diferente según el donante. Por ello, nuestro objetivo era investigar si las proteínas implicadas en la regulación de la autofagia están presentes de manera funcional en los espermatozoides humanos", ha explicado la investigadora, Inés Aparicio.
En concreto, los investigadores comprobaron que las proteínas claves que regulan el proceso de autofagia estaban presentes y funcionales, y a su vez, identificamos los cambios en la movilidad de los espermatozoides y su supervivencia con la activación o inhibición de la autofagia de manera general en la célula.
"Asimismo, mediante microscopia electrónica observamos que se acumulaban muchas vesículas (que engloban los contenidos a desechar) en la pieza intermedia del espermatozoide, donde están las mitocondrias, los orgánulos responsables de proporcionar la energía al espermatozoide y mantener la motilidad y la supervivencia de la célula", ha apostillado Aparicio.
Por ello, el equipo de investigadores decidió estudiar los cambios en las proteínas asociadas a las membranas de estos orgánulos al activar o inhibir el proceso de autofagia, observando que se da un proceso específico de la autofagia llamado mitofagia, que implica la degradación de mitocondrias dañadas al activar el proceso de autofagia.