Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Intermón alerta del crecimiento exponencial de los desastres naturales por el cambio climático

Un terremoto destruyó SichuanReuters
Si la sociedad mundial no afronta la realidad sobre el cambio climático, los desastres naturales golpearán con más intensidad y, en apenas seis años, la cifra de afectados por estos fenómenos podría alcanzar los 375 millones de personas.
Intermón Oxfam ha hecho público este martes el informe "El derecho a sobrevivir". En él, se advierte de que "el actual sistema internacional de respuesta humanitaria será incapaz de hacer frente a estas nuevas crisis, a menos que los países ricos realicen la inversión necesaria para fortalecerlo".
El experto en meteorología de Noticias Cuatro, Florenci Rey, ha subrayado que "la vulnerabilidad" de los países en desarrollo hace que sean los más afectados en los desastres naturales. Mónica López, jefa de meteorología y presentadora del tiempo en el "Telediario 2" de TVE, considera, respecto al incremento de la temperatura en el planeta, que "en el mejor de los casos, subirá un grado centígrado en comparación con los valores del siglo pasado", y, en el peor de los escenarios, "podría subir más de seis grados".
Superando Kyoto
A finales de este año en Copenhague, Naciones Unidas tendrá que sustituir el protocolo de Kyoto para reducir las emisiones en un 40 por ciento y evitar así un cambio climático más peligroso, según los autores del informe de Intermón Oxfam.
Puesto que los más afectados suelen ser los que menos culpa tienen, ya que son los que menos emisiones de CO2 lanzan a la atmósfera, la ONG pide más responsabilidad y mayor atención de los países industrializados y liderazgo por parte de la ONU, que debe ser quien coordine a los gobiernos, ONG y al sector privado para que las víctimas reciban las ayudas que necesitan.