Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Iglesia pide a los diputados católicos que voten contra la ley del aborto

Rueda de prensa de la CEECNN+
La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha advertido este jueves de que "de acuerdo con la doctrina de la Iglesia, ningún católico coherente con su fe podrá aprobar ni dar su voto" al anteproyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo presentado por el Gobierno.
Según afirma la institución en una declaración, el anteproyecto presentado "constituye un serio retroceso respecto a la actual legislación despenalizadora, ya de por sí injusta" por lo que "tampoco debería" respaldar esta iniciativa "nadie que atienda a los justos imperativos de la razón".
A lo largo de once páginas, los obispos españoles exponen sus conclusiones sobre un texto que tildan de "serio retroceso en la protección de la vida" y denuncian, entre otros aspectos del Anteproyecto, que "otorga la calificación de derecho a algo que, en realidad, es un atentado" contra la vida.
"Decidir abortar es optar por quitar la vida a un hijo ya concebido y eso sobrepasa con mucho las posibles decisiones sobre el propio cuerpo, sobre la salud de la madre o sobre la elección de la maternidad", denuncia la CEE.
Llamamiento a la objeción

Por otro lado, Martínez Camino, defiende la objeción de conciencia para los profesionales que participan en la ejecución de un aborto. Además, el portavoz de la CEE ha denunciado que la reforma de la Ley del Aborto "comete la injusticia de imponer una determinada educación moral sexual, que, además de ser abortista y 'de género', tampoco será eficaz ni como verdadera educación ni como camino de prevención del aborto".
A renglón seguido, Martínez Camino ha señalado que "el Estado no puede imponer ninguna moral, ni la católica, y menos una moral basada en el abortismo y la ideología 'de género', porque esto contribuirá a ampliar la presencia del drama del aborto".
Finalmente, el portavoz de la CEE ha afirmado que el Código de Derecho Canónico recoge la excomunión para quienes intervienen directamente en la ejecución de un aborto, y ha aclarado que esta excomunión "no la dicta nadie, ni la impone nadie, es automática y va aparejada a ese hecho" de ejecutar un aborto.