Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Identifican el cuerpo de uno de los españoles desaparecidos en México

El cadáver apareció el viernes por la tarde a 10 kilómetros del lugar del accidente, según ha explicado el comandante Gerardo Cabrera Olivo, encargado del dispositivo de búsqueda desplegado por Protección Civil.
El cuerpo fue hallado en el paraje Puente de Dios, en una empalizada sobre el río Tampaón, y posteriormente fue trasladado a la localidad de Aquismón, donde ha sido identificado por los dos españoles que lograron alcanzar la orilla del río. Cabrera Olivo ha señalado que, a falta de una confirmación oficial, la muerte de la víctima se debió a "ahogamiento y golpes".
Colaboración ciudadana
Unas 100 personas trabajan en la búsqueda de los otros tres desaparecidos en una zona aproximada de 30 kilómetros, y se está alertando a todas las personas que viven cerca del río para que colaboren con los equipos de rescate.
El cónsul honorario español en el estado de Tamaulipas, José Luis Ortega Delgado, ha explicado que los dos estudiantes que lograron llegar a la orilla han ofrecido su colaboración a los responsables de la búsqueda.
Desde la Oficina de Turismo local habían desaconsejado vivamente a los españoles hacer el viaje debido a las fuertes corrientes en el río y las autoridades habían restringido totalmente la navegación a los turistas debido a la gran cantidad de agua caída en la última semana de tormentas.
Engañados
Uno de los supervivientes del accidente ha asegurado que el balsero les animó a embarcarse pese a la prohibición de la oficina de turismo debido a la crecida del río y les aseguró que no era peligroso.
Bernat Palau reconoció que en la oficina de turismo les desaconsejaron la excursión a las cascadas, pero que el balsero les dijo que el personal de esta oficina "eran escolares y que no sabían los caminos".
"Cuando hemos llegado, nos ha dicho que teníamos que cruzar; le hemos preguntado si era peligroso y nos ha dicho que no", ha sostenido el joven, que ha añadido que el río estaba crecido y llevaba corriente pero no había remolinos. "Si diriges bien la balsa puedes cruzar; el problema es que él no lo hizo bien", ha concluido.
Palau ha relatado que él y la otra joven superviviente, Aina Frau, no conocían a la fallecida ni a sus tres amigos desaparecidos, sino que se conocieron durante la excursión. Ellos ya habían descartado la opción de ir a las cascadas cuando el patrón de la embarcación, ahora detenido, les fue a buscar a la plaza en la que se encontraban para decirles que habíapactado la excursión con un grupo de jóvenes y para proponerles si querían ir.