Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El IPC sube tres décimas y atenúa su caída interanual hasta el -0,8 por ciento

El Índice de Precios al Consumo (IPC) subió en agosto tres décimas respecto al mes anterior, lo que le permitió moderar, por primera vez desde julio de 2008, su caída interanual en ocho décimas y situarse así en el -0,8 por ciento, según informa el Instituto Nacional de Estadística (INE).
De esta forma, la inflación interanual modera su descenso en agosto, tras haber registrado un nuevo mínimo histórico en julio (-1,4 por ciento), y encadena ya seis meses consecutivos de caídas.
Los grupos que más han influido en este repunte de los precios fueron el alcohol y el tabaco (13 por ciento), la enseñanza (3,8 por ciento) y hoteles, cafés y restaurantes (1,5 por ciento). Por el contrario, los mayores descensos se registraron en transporte (-6,4 por ciento), vestido y calzado (-2,2 por ciento) y alimentos y bebidas no alcohólicas (-2,1 por ciento).
Por su parte, la tasa anual de la inflación subyacente (que excluye alimentos no elaborados y productos energéticos) fue del 0,4 por ciento en agosto, dos décimas menos que la registrada en julio.
Alejado del máximo de 2008
Esta tasa se aleja y mucho de esos máximos cercanos que alcanzó durante el verano pasado. Precisamente, los precios tocaron 'techo' en el mes de julio de 2008, con un IPC del 5,3 por ciento. A partir de entonces, la inflación comenzó a descender, entrando en negativo en el mes de marzo de este año.
En total, desde julio de 2008 hasta julio de 2009, el IPC se ha reducido casi seis puntos, aunque, de momento, el Gobierno ha descartado una situación de deflación, pues entiende que para eso debería producirse un descenso generalizado y permanente de los precios.
El Fondo Monetario Internacional (FMI), por su parte, considera que hay deflación cuando los precios decrecen durante dos trimestres consecutivos, con lo que este agosto la economía española entraría técnicamente en un periodo de deflación.