Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hugo Chávez nacionalizará una filial del Banco Santander

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha anunciado que el 22 de mayo "debe estarse firmando un documento global" con el acuerdo que se alcance con el Grupo Santander para la nacionalización del Banco de Venezuela, ahora del grupo español.
Una vez que el banco pase a control estatal se le dará más fuerza a Venezuela "y al desarrollo de la economía social del país", dijo Chávez en el marco de un consejo de ministros transmitido en cadena nacional obligatoria de radio y televisión en el que abordó diversos temas.
Previamente el gobernante había dado cuenta de que el ministro venezolano de Finanzas, Alí Rodríguez, estaba reunido en Caracas con representantes del Grupo Santander para cerrar el asunto.
El ministro Rodríguez, precisó Chávez, "está en una reunión con los representantes del Banco de Venezuela, cerrando el acuerdo para que pase a ser de propiedad social".
Propiedad del Santander
El anuncio de las negociaciones con el Banco de Venezuela, del cual un 96 por ciento de las acciones pertenece al Grupo Santander desde 1996, fue hecho por Chávez a finales de julio de 2008.
Entonces, analistas bancarios venezolanos y españoles calcularon que el Estado venezolano debería desembolsar por la entidad entre 1.600 y 1.800 millones de dólares.
Otras intervenciones
Rodríguez se refirió al asunto al anunciar paralelamente la intervención por la gubernamental Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (SUDEBAN) del estatal Banco Industrial de Venezuela (BIV), entidad que "es de tal importancia que se mueve a través de él lo fundamental de las operaciones del Estado", destacó.
En el BIV, prosiguió Rodríguez sin precisiones, se detectaron problemas "de cierta severidad", por lo que se tomó la decisión de intervenirlo a puertas abiertas, lo que significa que continuará normalmente sus operaciones, pero ahora bajo la vigilancia de "una junta interventora que hará un estudio exhaustivo de todos los aspectos que tienen que ver con la situación del banco".