Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Heridos dos Mossos d'Esquadra tras un tiroteo en Barcelona

Dos agentes de los Mossos d'Esquadra han resultado heridos por arma de fuego sobre las 23.30 horas del jueves. Ambos se encuentran fuera de peligro y se recuperan de sus heridas en un centro hospitalario, han informado fuentes de este cuerpo policial.
Una llamada al teléfono de emergencias 112 alertó de que se estaba produciendo un robo en un piso situado en el número 429 de la calle Aragón, por lo que una patrulla de la Policía Autonómica acudió al lugar.
Una vez allí, los agentes fueron sorprendidos por un hombre que disparó contra ellos y que huyó, al parecer en compañía de otro presunto delincuente.
Estas mismas fuentes han añadido que no se ha llevado a cabo ninguna detención relacionada con el tiroteo y que se continúa con la búsqueda de los posibles autores.
Gran despliegue policial
Los Mossos d'Esquadra efectúan controles en diversos puntos de Barcelona a la busca del autor o autores de los disparos contra estos dos agentes del cuerpo que resultaron heridos cuando acudieron a un piso del barrio del Eixample tras una llamada de auxilio.
A raíz del tiroteo, se ha montado un gran dispositivo para detener a los delincuentes en el que han participado numerosas dotaciones de Los Mossos y de la Guardia Urbana de la ciudad.
En un primer momento han intentado localizar a los huidos en diversos edificios de una zona que abarca las calles Aragón, Valencia, Marina y Sardenya, incluido el "Parking Manhattan", que ha sido registrado por efectivos de los Mossos fuertemente armados, algunos de ellos con metralletas.
Agentes de la Policía Científica han inspeccionado y tomado muestras en el interior y exterior del edificio donde se ha producido el tiroteo, entre ellas, aparentemente, de un rastro de sangre que podría pertenecer a uno de los fugitivos.
Tras registrar la zona sin localizar a los delincuentes, los Mossos han establecido controles en otros puntos de la ciudad para intentar dar con ellos.