Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hatoyama comienza a perfilar un gobierno "más joven" y "para el pueblo" japonés

Yukio Hatoyama en rueda de prensaReuters
Con los casi 33,5 millones de votos recibidos, Yukio Hatoyama se proclamó este pasado domingo ganador por mayoría absoluta de las elecciones generales. Hatoyama, líder del hasta ahora, opositor Partido Democrático (PD), consiguió sacar del poder a Taro Aso y su Partido Liberal Democrático (PLD), fuerza gobernante desde 1955.
El PD ha conseguido con su propuesta de "cambio de régimen" triplicar en escaños al PLD en la Cámara de Representantes. Como en su día pasara con Obama en EEUU, los japoneses han apostado por el cambio. Por ello, Yukio Hatoyama afronta un reto complicado: revitalizar económicamente al país y satisfacer a todos los japoneses que le han mostrado su apoyo, para obtener un "cambio".
El futuro jefe de Gobierno japonés ha comenzado ya a perfilar su Gobierno "para el pueblo" con "menos burócratas y más jóvenes". Hatoyama se ha comprometido a crear un "Gobierno nuevo que escuche la voz de la gente" y ponga "énfasis en políticas para el pueblo" afectado por la crisis económica, el envejecimiento de la población y el creciente desempleo.
Reducir la burocracia nipona
Hatoyama, que quiere reducir la extensa burocracia nipona, creará un departamento de estrategia nacional para supervisar las políticas del Gobierno y destinará a un centenar de diputados como altos cargos en ministerios y agencias gubernamentales.
Muchos de ellos serán novatos pues casi la mitad de los parlamentarios electos del PD (143 de 308) se estrenarán durante la próxima legislatura. El PLD, mientras, logró sólo 119 escaños frente a los 303 que tenía desde 2005. De ellos sólo cinco son novatos, su media de edad es de 56,6 años (por 49,4 del PD) y un 46,2 por ciento heredan sus asientos de un familiar (55).
Y aunque los votos recibidos le permitirían gobernar en solitario, el futuro líder japonés ha reafirmado su intención de formar una coalición con los minoritarios Partido Social Demócrata y Nuevo Partido del Pueblo, para dar más refrendo popular a sus políticas.