Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

John Hamburg, director de ¿Tenía que ser él?: "Bryan Cranston y James Franco son muy distintos, pero se entienden bien"

John Hamburg ha escrito y dirigido la comedia '¿Tenía que ser él?', que describe el horror que supone descubrir para un padre conservador como Ned Fleming (Bryan Cranston) que su hija esté enamorada de alguien tan opuesto a él y a sus valores como Laird Mayhew (James Franco). La visita que hace con su familia a conocerlo desembocará en situaciones hilarantes.
Su película es muy divertida, y hay que valorar lo que supone provocar carcajadas en el espectador.
Vivimos en tiempos delicados, y mi trabajo consiste en lograr que el espectador acuda a una sala de cine durante un par de horas y se olvide de sus problemas y se ría de estos personajes y las situaciones en las que se encuentran.
Pese a que describa situaciones bastante extremas, al mismo tiempo están en contacto con la realidad, ya que todos podemos entender lo que siente un padre al descubrir que su hija está enamorada de alguien tan distinto a él.
Sí, porque yo intento rodar comedias basadas en situaciones reales en las que nos podamos sentir de alguna manera identificados con sus protagonistas.
Entonces, ¿qué le inspiró a escribir esta historia?R. Me atrajo la idea de describir ese salto generacional que existe entre los protagonistas, que me pareció un buen punto de partido para explorar el conflicto entre el padre y el novio desde un punto de vista cómico.
¿Qué representa cada uno de ellos?
En este conflicto clásico creo que Laird representa el futuro tecnológico, haciendo su fortuna con un videojuego poblado de gorilas disparando armas, mientras que Ned personifica una manera tradicional de hacer las cosas que consiste en recibir una educación y trabajar duro para terminar produciendo resultados tangibles. Y eso me pareció algo que realmente está sucediendo ahora en la sociedad.
Escogió a dos grandes actores para esos papeles, con muy buena química.
La clave de comedias así con dos personajes protagonistas es la química, y lo cierto es que desde el primer momento en que me reuní con Bryan Cranston y James Franco en mi oficina pensé que serían perfectos para estos roles precisamente porque son distintos como personas y actores, aunque se entienden muy bien.
6Improvisaron algunos momentos o siguieron el guión?
Fue una combinación de las dos cosas. Trabajamos duro en el guión, pero luego también dejamos la cámara rodar y que los actores improvisaran, que es lo que me gusta de hacer películas así, ya que te llevan a lugares inesperados.
¿Qué diría que aporta Zoey Deutch en el papel de la chica que se encuentra entre estos dos hombres opuestos?
Zoey tiene un papel complicado; pero creo que lo borda, al igual que Griffin Gluck, que da vida a su hermano menor.
No hay héroes ni villanos en '¿Tenía que ser él?'
En efecto, porque al igual que en la vida real, al final son seres humanos con sus virtudes y defectos.