Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Haití ofrece nueva cifra de víctimas

La situación en Haití, caóticaCuatro/CNN+
La nueva cifra de muertos en el país haitiano asciende oficialmente a 200.000, además de los más de 190.000 heridos que siguen necesitando ayuda inmediata. En la tragedia, la diferencia entre ricos y pobres se hace aún más grande en el país caribeño. Las zonas más adineradas parecen recuperar la normalidad, al contrario que las áreas más pobres que siguen necesitando toda la ayuda humanitaria posible y cuya población sigue construyendo campamentos en los que dormir.
El primer ministro haitiano, además, denuncia que las redes de tráfico de menores e incluso de tráfico de órganos se han aprovechado del caos posterior al terremoto y no duda en calificar de "secuestradores" a los estadounidenses.
Comienzan a declarar
Precisamente este martes ha comenzado la declaración ante el juez de los diez misioneros estadounidenses detenidos por presunto tráfico de niños. Los presuntos secuestradores fueron detenidos la pasada semana cuando intentaban sacar ilegalmente de Haití a más de una treintena de niños.
El juez que instruye el caso, Ezaie Pierre Louis, "comenzó a tomar declaración a las cinco mujeres detenidas", indica la ministra de comunicación Marie Laurence Jocelyn Lassgue. Debido a que el interrogatorio se alargó durante varias horas, el magistrado ha decidido posponer a este miércoles la comparecencia del resto de acusados.
Lassegue reveló que durante la sesión no ha habido ningún abogado defensor de los norteamericanos y explicó que las pruebas obtenidas por el juez se presentarán a la Fiscalía para determinar si se deben presentar cargos en su contra. El propio magistrado confirmó que había interrogado a cinco de los estadounidenses durante varias horas en los locales de la Dirección de Policía Judicial.