Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno reduce el techo de gasto y prevé más paro en 2011

Salgado y De la VegaReuters
El Gobierno aprueba en el Consejo de Ministros el techo de gasto para 2011, que será un 7,7 por ciento inferior al presupuesto inicial de 2010, según ha anunciado la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. Se trata del primer paso a la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del próximo año, justo un día después de salvar sólo por un voto el decreto ley para acelerar la reducción del déficit.
El plan de ahorro de 15.250 millones de euros hasta 2011, convalidado en el Congreso gracias a la abstenciones de CiU, UPN y CC, marcará sin duda los próximos Presupuestos, tras la corrección a la baja de las previsiones de crecimiento estimadas por el Ejecutivo, que para el año 2011 pasaron del 1,8 por ciento planteado en enero al 1,3 por ciento.
Si el techo de gasto que fije el Gobierno consigue el apoyo de la Cámara Baja, servirá para elaborar los Presupuestos del Estado del año 2011, unas cuentas que sin duda alguna estarán marcadas por la crisis económica y por la soledad del Gobierno en el Parlamento.
Aumenta la previsión del paro
Además, el Gobierno calcula ahora que la tasa de paro será este año del 19,4 por ciento, cuatro décimas por encima de su anterior previsión oficial, y el año que viene se situará en una media del 18,9 por ciento, cinco décimas más de lo que antes había calculado.
Así consta en el nuevo cuadro macroeconómico en el que se ha basado el techo de gasto para 2011, que mantiene su previsión de destrucción de empleo para 2010, con una caída del 2 por ciento, y calcula una menor creación de puestos de trabajo para 2011 (crecimiento del 0,3 por ciento frente al 0,6 por ciento anterior).
Incluirá el 'impuesto Robin Hood'
Entre otras cosas, el Presupuesto podría incluir un fuerte recorte del gasto y una nueva figura tributaria que no afectará a los impuestos generales "ni al 99,9 por ciento de la población", sino sólo a los ciudadanos con una "alta capacidad económica" y que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez, se plantea presentar en "breves semanas".
El límite de gasto aprobado el pasado año se redujo un 4,5 por ciento con respecto al año anterior, hasta situarse en 182.439 millones de euros, marcado por el "importante esfuerzo de austeridad" que implantaba el equipo de Zapatero para afrontar la crisis y la escalada del déficit público.
En ese momento, CC y UPN respaldaron el techo de gasto, mientras que CiU, IU-ICV, BNG y Nafarroa Bai se abstuvieron. PP, PNV, ERC y UPyD votaron en contra. Como un primer anticipo a la ardua tramitación parlamentaria que espera este año a los PGE, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran y Lleida, adelantó este jueves que los Prepuestos del año próximo no contarán con el apoyo de su grupo.
La revalida de Zapatero
El trámite de los PGE puede presentarse como la última reválida a la política de Zapatero, con lo que un rechazo mayoritario del Parlamento podría desembocar en unas elecciones anticipadas.
En el caso de que el Congreso rechazara finalmente el Presupuesto, el Gobierno se vería obligado a prorrogar el del año anterior, aunque esto sólo ha ocurrido una vez en todo el periodo democrático.