Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno prorroga seis meses la ayuda de 426 euros a los parados sin prestación

El conocido como Programa Temporal de Protección por Desempleo e Inserción (Prodi), que se dirige a parados sin ingresos que no hayan disfrutado ya de esta ayuda, se aprobó en agosto pasado, si bien no se empieza a contabilizar hasta noviembre, con las primeras ayudas. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha calculado que las dos primeras fases de esta prestación no contributiva ya han beneficiado a 570.000 personas hasta finales de julio, y ha justificado la nueva prórroga en la tasa de cobertura del 80 por ciento a los más de 4,6 millones de parados.
El Gobierno aprobó el pasado mes de agosto esta ayuda temporal durante seis meses como medida coyuntural para minimizar el impacto de la crisis, y que tres meses después aplicó con carácter retroactivo desde el 1 de agosto a instancias de los grupos parlamentarios. La nueva prórroga de los 426 euros no llega exenta de polémica. Durante el mes de mayo distintos miembros del Gobierno plantearon la revisión de esta ayuda coyuntural, como la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, quien dejó abierta la puerta a estudiar "si procede o no la prórroga del Prodi".
Estas palabras fueron matizadas días después por el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, al apresurarse a asegurar que el Ejecutivo no tenía en la agenda retirar los 426 euros, por lo que descartó "poner en crisis" esta medida. La cuantía del Prodi corresponde al 80 por ciento del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiple (IPREM), que en 2009 fue de 420 euros, y que este año asciende a los actuales 426 euros.
La prórroga del Prodi se destina a los desempleados menores de 65 años que extingan sus prestaciones contributivas y subsidios por desempleo entre el 16 de febrero y el 15 de agosto de 2010, ambos inclusive, y no la hayan percibido durante su primera fase. Asimismo, la ayuda se limita a las rentas superiores al 75 por ciento del Salario Mínimo Interprofesional -que se situó en los 474,98 euros mensuales en 2010- y adquieran el compromiso de participar en un itinerario activo de inserción laboral.