Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno negocia con los nacionalistas otra subida de impuestos

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha confirmado que está pensando en una subida de impuestos para las clases más altas, que podría llevarse a cabo durante la negociación de los Presupuestos Generales de 2011, si bien apuntó que los efectos de un incremento impositivo "serán muy limitados".

En concreto, ha vinculado la subida de impuestos a la negociación de los Presupuestos Generales del Estado para 2011. De hecho, ha afirmado que "el Gobierno no va a hacer ningún anuncio ni compromiso en torno a la política fiscal".
Según ha sabido Noticias Cuatro, el Gobierno negocia con los grupos nacionalistas otra subida de impuestos. Ha propuesto a CiU y PNV una subida de 2 puntos en el IRPF (en el impuesto de la renta) para quienes cobren más de 100.000 euros, pasarán de pagar un 43% a pagar un 45% de impuestos.
La subida de impuestos no es la del impuesto para ricos que anunció el presidente sino que gravaría a los conocidos como "asalariados cualificados". dicho de otra manera, no sería una subida para millonarios, sino para profesionales con altas nóminas (cirujanos, arquitectos, financieros, abogados...).
Defiende la reforma laboral
Horas antes, el presidente del Gobierno ha defendido las reformas adoptadas por España, entre ellas la recién aprobada reforma laboral, en una conferencia sobre empleo y crecimiento organizada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
El jefe del Ejecutivo ha apostado por tener una"visión distinta" de lo que es considerado empleo y desempleo como consecuencia de la crisis económica y ha asegurado que los desempleados que estén recibiendo formación no deben ser considerados parados porque están "trabajando para el país".
"Debemos tener una visión distinta de lo que es desempleo y empleo. Una persona cuando está formándose está trabajando para un país, esto es lo que hemos descubierto de la crisis, que la formación y la innovación es fundamental", subrayó el jefe del Ejecutivo, durante su participación en el Foro de Oslo.
Más protección social al trabajador
Además, Zapatero apuesta por "generar nuevas ideas" tras poner como ejemplo que la protección social esté "más vinculada" al trabajador y que se apoye "más directamente" al empleado que al puesto de trabajo o a la empresa. "Esta es la clave", indicó Zapatero, tras asegurar que España, por cómo ha vivido la crisis, "será un buen laboratorio".
"Ahora lo que tenemos que hacer es aproximarnos a este gravísimo problema social con una nueva mirada que nos exige la crisis, la formación por encima de cualquier otra política, que cada desempleado tenga una vinculación con el trabajo, con la actividad, con la formación", reiteró.
En este sentido, ha recordado que en España se acaba de aprobar una reforma laboral y que ahora el país se encamina hacia una reforma de las políticas activas de empleo.
El 80% de los parados, con prestación
Además, el jefe del Ejecutivo ha señalado que, a pesar de la "grave crisis" de desempleo, en España el 80% de los desempleados está percibiendo algún tipo de prestación, y ha admitido que la economía española tiene una tasa "muy alta" de paro, que atribuyó a la "explosión demográfica", tras haberse incrementado la población activa en 5,2 millones de personas en la última década.
"Hoy hay más personas trabajando en España que en 2004, pero el crecimiento de la población ha sido impresionante y por eso la crisis nos ha dado tan duro en la tasa de paro", subrayó.