Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno moldavo acusa a Rumanía de estar implicada en las protestas

La policía toma MoldaviaReuters
Las revueltas en Moldavia, que ya se han saldado con decenas de heridos y la muerte de una joven por asfixia, amenazan con convertir al país en escenario de una lucha diplomática entre Rumania y este pequeño país cercano al mar negro.
Las autoridades moldavas han declarado persona non grata al embajador rumano y su presidente, Vladimir Voronin, ha acusado a Rumanía de estar envuelta en las violentas protestas que azotaron el martes la capital, Chisinau.
Las protestas en la capital comenzaron el lunes tras el anuncio de los resultados de las elecciones parlamentarias del día anterior, según los cuales el gobernante Partido de los Comunistas de Moldavia obtuvo el 50 por ciento de los votos.
Los partidos de la oposición denunciaron fraude y llamaron a sus partidarios a manifestarse en las calles de la capital, protestas que degeneraron en graves disturbios que causaron cerca de un centenar de heridos. Los manifestantes portaban banderas rumanas y coreaban lemas como "Abajo el comunismo", "Mejor estar muerto que ser comunista", "Queremos estar en Europa", "Somos rumanos".
La policía toma el control
Pero la policía moldava ha tomado el control del centro de Chisinau así como todos los accesos de la ciudad para prevenir nuevos enfrentamientos. Efectivos de destacamentos especiales de la policía se encuentran dentro y fuera de los principales edificios públicos de la capital, a los que consiguieron acceder a primeras horas de esta madrugada después de protagonizar violentos enfrentamientos con jóvenes anti-comunistas.
No obstante, la oposición ha prometido nuevas protestas para este miércoles.Insiste en que los comunistas han amañado los comicios, aunque los observadores internacionales han certificado su legalidad.
Por su parte, Vladimir Voronin,único presidente comunista de Europa, ha asegurado que detrás de la protesta está la intención de sus rivales de perpetrar un golpe de estado.