Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno griego, fuertemente criticado por su gestión de los incendios

Los bomberos tratan de extinguir un incendio en GreciaReuters
El fuego que ha devastado los alrededores de Atenas no sólo ha afectado a los montes y a la vegetación griega, también, y mucho, a su Gobierno. Este miércoles medios de comunicación y líderes de la oposición han criticado con dureza al Ejecutivo por su gestión de los incendios.
El líder del Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK), George Papandreou, ha declarado que el Gobierno no supo hacer frente a los incendios que han asolado el este de la región de Ática. "Estos incendios deben poner fin a un Estado ineficiente, con guiños al desorden y a la ilegalidad", ha dicho Papandreou, quien ha criticado que no se hubiera aprendido la lección de los incendios de 2007.
La prensa, muy dura con el Gobierno
Los medios griegos también han criticado al Gobierno por su gestión de esta catástrofe natural. "Si lo que hemos visto en Ática es lo mejor que puede hacer este Gobierno, entonces es obvio que debemos sustituirlo urgentemente", ha expresado el diario liberal 'Ethnos' en su editorial.
El rotativo conservador 'Kathimerini' ha mencionado en su portada "los fatales errores y deficiencias" de las autoridades y ha subrayado que éstas han cometido los mismos fallos que en 2007. Mientras, el Ejecutivo argumenta que las fuertes rachas de viento hicieron difícil la extinción del incendio.
En esta ocasión, el fuego se ha propagado durante tres días, devastando cerca de 30.000 de masa forestal, campos de cultivo y olivares. Miles de personas abandonaron el área, pero otras muchas permanecieron en sus hogares para evitar el avance de las llamas.
Falta de medios
Durante la extinción de los incendios los bomberos han debido luchar contra las llamas, pero también contra la falta de medios. Mangueras rotas, bocas de riego secas y camiones cisterna para los que los trabajadores pagaron la gasolina: estas son algunas situaciones a las que se han enfrentado.
"Imagínense el desorden en la gestión de los incendios. Nos hicieron pagar, incluso, la gasolina para los vehículos con los que vinimos desde Salónica (a 500 kilómetros de Atenas) para ayudar", ha denunciado Nikos Sajinadis, presidente de los bomberos voluntarios de Grecia.
Otro asunto es el de las bocas de riego, que lucen lustrosas sus colores rojos en las afueras de Atenas. El problema es que no tienen agua, al parecer sólo funcionaron durante los Juegos Olímpicos de 2004. ¿Qué pasó? Nadie es capaz de contestar.
Los trabajadores anti-incendios, muchos de ellos con contratos temporales, sin la adecuada instrucción y con un sueldo base de 850 euros mensuales, tuvieron que recurrir a soluciones de emergencia, como drenar agua de las piscinas de las zonas residenciales.