Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer ministro libio, liberado tras ser secuestrado por antiguos rebeldes

El primer ministro libio, Alí Zeidan, ha sido liberado y se dirige a la sede del Gobierno, según ha anunciado el jefe de seguridad de Trípoli, Hashem Bisher, y han asegurado "fuentes fiables" citadas por la agencia de noticias estatal, LANA. Alí Zeidan se encontraba detenido en las instalaciones del departamento contra el crimen del Ministerio del Interior, después de que hubiera sido detenido por la Sala de los Revolucionarios Libios, un antiguo grupo rebelde que trabaja para el Ministerio. Los captores han asegurado que su detención fue una respuesta a la operación de EEUU para detener al supuesto líder de Al Qaeda Abu Anas al Libi.

Poco antes, el Gobierno de Libia condenó "el secuestro" del primer ministro, quien había sido capturado este jueves por un antiguo grupo rebelde vinculado al Ministerio del Interior y se encontraba detenido en una prisión del departamento contra el crimen del propio Ministerio, según confirmó un portavoz de este mismo departamento.
Por su parte, el fiscal general, Abdelqader Radwan, ha declarado --citado por LANA-- que la detención del primer ministro es "un crimen" y que los que lo han cometido deben ser "castigados".
El primer ministro libio, Alí Zeidan, ha asegurado a través de Twitter que se encuentra "bien" y ha precisado que el objetivo de los milicianos que le secuestraron era su dimisión del cargo.
"Estoy bien gracias a Dios", ha declarado Zeidan. "Si el objetivo de la operación del secuestro era que presentara mi dimisión, entonces no pienso dimitir", ha proseguido. "Estamos avanzando poco a poco, pero en la dirección correcta", ha manifestado.
Libia vive una gran inestabilidad desde la caída del régimen de Muamar Gadafi, el 20 de octubre de 2011, debido, sobre todo, a la negativa de las milicias que ayudaron a derrocarlo a entregar las armas y unirse a las fuerzas regulares.
Para hacer frente a esta situación, el nuevo Gobierno ha reconocido a algunas milicias --uniéndolas en la brigada Escudo de Libia y poniéndolas bajo la supervisión de los ministerios de Interior y Defensa--, pero otras siguen al margen de su autoridad.