Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno británico concede la libertad a Biggs, el "ladrón del siglo"

El ministro británico de Justicia, Jack Straw, ha concedido este jueves la libertad a Ronnie Biggs, por motivos de compasión dado su precario estado de salud. El preso, que venía solicitando su libertad en los últimos años, casi no puede caminar ni hablar y recibe alimentación a través de una sonda. Biggs podrá salir libre este viernes, una vez que todos los permisos hayan sido firmados. El delincuente es conocido como el "ladrón del siglo" por el asalto al tren de Glasgow, en Escocia en 1963.
Biggs, que este fin de semana cumplirá 80 años, fue trasladado el pasado 28 de julio desde su celda en la prisión de Norwich, en el este de Inglaterra, a un hospital cercano aquejado de una neumonía severa. Según médicos "no hay mucha esperanza" para su recuperación.
El pasado 1 de julio, Straw denegó la libertad al conocido delincuente porque "no se arrepiente de su delito", si bien ahora ha cambiado de parecer por "motivos médicos".
El hijo del delincuente, Michael Biggs, se ha declarado "encantado" de la decisión y "espera que su padre sobreviva lo suficiente para ver sus 80 años el sábado". Su abogado, Giovanni Di Stefano, ha afirmado que su cliente "ha sido puesto en libertad para morir y eso no puede considerarse una victoria, pero supone un triunfo para el sentido común y el señor Straw ha tomado la decisión correcta".
El "robo del siglo"
El preso se hizo famoso por el denominado "robo del siglo", en el que él y 14 cómplices sustrajeron en agosto de 1963 unos 4,2 millones de dólares del tren de Glasgow, la mayor suma robada hasta entonces en un único asalto.
Condenado a 30 años de cárcel, Biggs se fugó de la cárcel 15 meses y acabó en Brasil después de pasar por varios países.