Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno saca adelante el techo de gasto de los Presupuestos para el 2010

El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado este jueves el techo de gasto de los Presupuestos Generales del Estado para 2010. La previsiones del Ejecutivo apuntan a que los ingresos estimados para 2010, en términos de contabilidad nacional, serán de 121.360 millones de euros, con un objetivo de déficit para el Estado del 5,7 por ciento del PIB.
La vicepresidente segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, ha defendido la propuesta ante el Pleno de la Cámara Alta.
A favor y en contra
Salgado logró el apoyo "sin condiciones", como se vió posteriormente en la votación, de la portavoz de Coalición Canaria, Ana Oramas, y deUPN, Carlos Salvador.
CiU, IU-ICV y BNG se han abstenido después de que el Ejecutivo no apoyase la moción presentada el martes pasado por IU-ICV para subir los impuestos a las personas con rentas altas. Así, los únicos que han rechazado el texto del Gobierno han sido el PP, ERC, y UPyD.
Recuperación económica
A lo largo del debate, los portavoces de los principales grupos parlamentarios han reprochado a la ministra de Economía y Hacienda su indefinición a la hora de plantear cambios fiscales en el próximo ejercicio.
Elena Salgado, por su parte, ha prometido austeridad en la gestión del gasto, excepto en materia social y gasto productivo, de cara a un año "especialmente difícil". La vicepresidenta segunda ha pronosticado que la recuperación económica se iniciará "ligeramente" en 2010.
Además, ha señalado que la austeridad del gasto será "clave" en esta política fiscal porque permitirá recuperar "paulatinamente" la senda del equilibrio presupuestario a medio plazo,reconducir las finanzas públicas hacia el saneamiento estructural y reforzar los efectos positivos derivados del entorno de "progresiva aceleración" de la actividad económica.