Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de EEUU toma el control de la regulación sobre el tabaco

El presidente estadounidense, Barack Obama, continúa trabajando para reformar el sistema sanitario y con ello la salud de los estadounidenses. Y uno de los problemas sanitarios del país está generado por el consumo de tabaco, que causa 440.000 fallecimientos al año. Por ello el Gobierno ha decidido abrir la posibilidad de poder, pro primera vez, decretar normar sobre el tabaco.
El Ejecutivo podrá así limitar el control de nicotina en los cigarrillos o rebajar la publicidad de los productos relacionados con el tabaco. Según Obama, "la norma hace historia al dar a los científicos y expertos médicos de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA Food and Drug Administration) la posibilidad de dar los pasos necesarios para reducir los efectos nocivos del tabaco".
Se prevé que la FDA controlará el contenido de los cigarros, limitará el nacimiento de nuevos productos relacionados con el tabaco, restringirá la publicidad en publicaciones juveniles o limitará la existencia de maquinas de tabaco a locales dónde sólo puedan acceder los adultos.
Medicamentos más baratos
Además, Obama ha dado un paso adelante en su reforma sanitaria al llegar a un acuerdo con las compañías farmacéuticas para reducir los costes de los medicamentos recetados a la tercera edad. Obama ha asegurado que ese recorte ayudará a más personas a acceder a los medicamentos, lo que acabará beneficiando a todos.
Por lo que ya se ha llegado a un acuerdo entre las productoras de medicamentos y la Administración estadounidense para ofrecer descuentos por 80.000 millones de dólares, unos 57.400 millones de euros, a los afiliados al programa de seguridad social Medicare.
Las farmacéuticas habrían accedido, entonces, a descuentos de hasta el 50 por ciento para los ancianos y discapacitados del Medicare cuyos gastos en medicamentos no se cubren alcanzado cierto nivel, conocido como el 'agujero del donut'.
"Esta es una gran cantidad de dinero que aportan nuestras empresas para ayudar a hacer viable una reforma de la sanidad", ha indicado un responsable de una empresa farmacéutica cercano a las negociaciones.
El acuerdo, válido para un periodo de diez años, estaría firmado, por una parte por los Productores e Investigadores Farmacéuticos de América y el Comité de Finanzas del Senado, uno de los comités del Congreso implicados en la reforma de la legislación de la sanidad pública.