Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno se acerca a CC y PNV para aprobar los Presupuestos

El portavoz Socialista, José Antonio AlonsoCNN+
El Partido Socialista trabaja activamente para conseguir el apoyo de otros grupos políticos a los Presupuestos Generales del Estado para 2010. En base al número de diputados que tiene, necesita el apoyo de siete diputados de otros partidos.
Así, de momento, ha conseguido que el Partido Nacionalista Vasco y Coalición Canaria rechacen presentar enmienda de totalidad contra el proyecto del Gobierno, lo que se entiende como un gran paso para apoyar las cuentas públicas.
El voto de los seis diputados del PNV y los dos de Coalición Canaria permite a los socialistas salvar el debate de totalidad de los Presupuestos Generales de 2010 que se celebrará la próxima semana en el Pleno del Congreso.
IU-ICV sí se opone
Los dos diputados de IU-ICV, Gaspar Llamazares y Joan Herrera, han suscrito la enmienda a la totalidad de los Presupuestos de 2010 que presenta su grupo junto con ERC, por considerar que el Gobierno "desaprovecha la oportunidad" de buscar con estas cuentas una salida a la crisis "desde la izquierda".
En rueda de prensa, Llamazares y el coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, han anunciado su rechazo a los Presupuestos, que IU-ICV defenderá en el debate de totalidad del martes en el Congreso, después de no haber conseguido del PSOE los cambios demandados, sobre todo los relativos a los impuestos.
Según explicó, en las conversaciones mantenidas con el PSOE se habían logrado avances en cuestiones como el cheque-bebé (ellos pedían su progresividad y eliminarlo para rentas superiores a 38.000 euros), o la deducción de 400 euros, para mantenerla en las rentas inferiores a 18.000 euros. Sin embargo, la negociación se rompió al negarse el Gobierno a reestudiar la anunciada subida del IVA.