Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón envía a prisión a los piratas, que sostienen su inocencia

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha ordenado el ingreso en prisión preventiva de los dos presuntos piratas que participaron en el secuestro del atunero vasco Alakrana y que fueron apresados por la fragata Canarias cuando intentaban alcanzar las costas de Somalia en una pequeña embarcación.
Ambos detenidos, Cabdiweli Cabdullahi, alias Abdu Willy, y Raageggesey Hassan Haji, han alegado durante los interrogatorios de Garzón que ellos mismos habían sido secuestrados por el grupo de piratas, según explicaron fuentes jurídicas.
De acuerdo con su versión de los hechos, se encontraban pescando cerca de las costas de Somalia cuando fueron abordados por los corsarios, quienes engancharon sus lanchas rápidas a su embarcación y les obligaron a navegar a la busca de un barco que abordar, que casualmente fue el Alakrana.
Después de apresar el atunero vasco, los piratas les dejaron marcharse en su embarcación, momento en el que fueron capturados por la fragata Canarias. Ambos arrestados explicaron que los seis móviles y el dinero (2.500 dólares) que los militares encontraron en su barco responden a la "compensación" que les dieron los corsarios por haberles utilizado en el secuestro.
Tras tomarles declaración, Garzón ha ratificado la orden de prisión dictada con carácter instrumental la semana pasada contra ellos y les ha imputado un total de 36 delitos de detención ilegal (por los 36 tripulantes del atunero), otro de robo con violencia, otro de asociación ilícita y un delito adicional de uso de armas, figuras que suman más de 200 años de cárcel.