Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón defiende durante más de dos horas su investigación de las fosas del franquismo

El juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, ha defendido este miércoles durante casi dos horas y media su competencia para investigar las fosas del franquismo ante el instructor del Tribunal Supremo ,Luciano Varela.
El juez instruye la querella interpuesta por el sindicato Manos Limpias y la asociación Libertad e Identidad en la que se le acusa de un delito de prevaricación en relación con la causa abierta por las desapariciones tras la Guerra Civil Española.
Postura de Garzón
Según fuentes de la acusación, Garzón ha negado firmemente haber incurrido en prevaricación alguna. Además no ha querido contestar a la batería de 150 preguntas que ha llevado preparadas el abogado de las dos acusaciones populares, Jaime Alonso y tan sólo ha atendido a las cuestiones planteadas por el instructor, el fiscal Luis Navajas y su propia defensa. Ninguna de las acusaciones solicitaron medidas cautelares contra el juez.
Las mismas fuentes han señalado que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 fue especialmente puntilloso respecto a las cuatro o cinco preguntas del instructor Varela, pidiendo que constara en acta que algunas de ellas contenían juicios de valor.
Gran expectación
La citación del popular juez ha motivado la asistencia de una gran cantidad de medios de comunicación y por eso el Supremo ha situado en las puertas del edificio y en los pasillos de entrada al mismo a más de quince policías de paisano para velar por la seguridad.
Pero frente al Tribunal también se han congregado numerosos curiosos que esperaban poder ver personalmente al popular juez así como un grupo de miembros de la Asociación de Memoria Histórica dispuestos a prestarles su apoyo, quienes irrumpieron en aplausos y 'vivas' al juez cuando éste hacía su entrada al tribunal.