Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gadafi pide a sus partidarios que "combatan por Libia, la dignidad y el petróleo"

Gadafi en la Plaza Verde de TrípoliReuters
El líder libio, Muamar el Gadafi, ha instado este viernes a sus partidarios a prepararse para "combatir por Libia, la dignidad y el petróleo" y ha advertido de que, "en caso de necesidad", abrirá los arsenales y entregará las armas a "todo el pueblo libio". Asimismo, ha asegurado en su discurso en la Plaza Verde de Trípoli que quienes no le "aman no merecen vivir" y ha pedido a los jóvenes libios que "se pongan cómodos, que canten y bailen", para ser "más fuertes que el enemigo".
"Preparaos para combatir por Libia, preparaos para combatir por la dignidad, preparaos para combatir por el petróleo", proclamó ante sus seguidores en un discurso transmitido por la televisión estatal. "Vamos a triunfar sobre los enemigos", proclamó.
"Me encuentro en medio de las masas, me encuentro en Trípoli, en la Plaza Verde. Aquí están los jóvenes, los hijos y nietos de las batallas en las que sus padres destruyeron el imperio italiano", declaró Gadafi.
"Este es el pueblo que arrastró a Italia a sus pies", prosiguió. "La gente que no me ama no merece vivir", prosiguió. "Vosotros, los jóvenes, poneos cómodos, cantad, bailad y quedaos toda la noche", manifestó. "Este espíritu os hará más fuerte frente a cualquier intento de los extranjeros y los enemigos por destruirnos", proclamó Gadafi, quien calificó de "perros" a los medios de comunicación extranjeros.
"Estoy rodeado de las masas, vamos a luchar, vamos a derrotarlos", aseveró Gadafi, quien aparecía vestido con uniforme de invierno y con un gorro de cazador. "Si armamos al pueblo podremos derrotar cualquier agresión, y si es necesario abriremos todos los arsenales y armaremos a todo el pueblo libio y a todas las tribus libias", afirmó. "Libia se convertirá en una llamarada roja", proclamó. "Mirad la fuerza del pueblo, ésta es la fuerza del pueblo que no puede ser derrotada", añadió.
Los ataques a los civiles de las milicias de Gadafi
Las informaciones procedentes de la capital son enormemente confusas. Según informa el Movimiento de la Juventud Libia, una de las principales organizaciones impulsoras de las movilizaciones, en su cuenta de Twitter, las milicias partidarias del líder libio se están apoderando de las ambulancias que recogen a los heridos en las manifestaciones de Trípoli y los están rematando dentro de los vehículos.
Poco antes, un testigo presencial aseguró a la cadena de televisión británica BBC que las milicias estaban "utilizando las ambulancias para disparar a la gente".
Al Yazira ha informado de dos muertos y varios heridos en varios distritos de la ciudad y Al Arabiya ha elevado la cifra de fallecidos a siete. Un vecino informó a Reuters de la muerte de cinco personas por disparos de las fuerzas de seguridad leales a Gadafi en el distrito de Janzour, en el oeste. Otro vecino de la capital ha asegurado a través de Twitter, citado por Al Yazira, que se ha visto obligado a huir de su casa después de ser testigo de que cómo los partidarios de Gadafi disparaban a varias personas en la cabeza.
El Movimiento de la Juventud ha asegurado también que se está disparando con "fuego real" a los manifestantes opositores que intentan congregarse en la plaza de los Mártires, en la capital.
Los rebeldes atrincheran a Gadafi
Mientras, los rebeldes que se oponen al régimen del mandatario libio Muamar Gadafi han conseguido mantener el control de la ciudad costera de Zawiyah, situada a unos 50 kilómetros al oeste de Trípoli, según han informado testigos.
Esta ciudad estratégica, que acoge una terminal petrolífera en la carretera que lleva a Trípoli, se ha convertido en el foco de la confrontación entre fuerzas leales a Gadafi y los rebeldes, algunos de ellos armados, que quieren poner fin a los 41 años que lleva en el poder el mandatario libio.
"Hay cuerpos por todas partes. Es una guerra en el sentido verdadero de la palabra", ha asegurado Akila Jmaa, que ha llegado este viernes a Túnez procedente de Zawiyah. "Necesitamos ayuda humanitaria de todos los países. No pueden dejarnos solos", ha añadido.
Gadafi ha perdido el control de las principales ciudades del este del país, incluida Benghazi, la segunda urbe del país, en las revueltas populares inspiradas en Egipto y en las que han muerto cientos de manifestantes por la represión de las autoridades. Por el momento, no está claro si las fuerzas de seguridad gubernamentales han decidido renunciar a Zawiyah o realizarán nuevas ofensivas.
La UE ultima sanciones a Libia
Los Veintisiete ultiman un acuerdo sobre las sanciones a Libia que con toda probabilidad incluirá un embargo de armas y de material antidisturbios, así como la congelación de activos y la prohibición de entrada en territorio de la Unión Europea para el coronel Muamar Gadafi y su entorno implicado en la brutal represión contra los manifestantes.
Los contactos y trabajos para poder aplicar las sanciones cuanto antes "se han acelerado" y se ha formado un "consenso" sobre las medidas concretas que la Unión Europea debe aplicar al régimen libio, aunque algunas delegaciones de los Estados miembros en Bruselas deben aún consultar con sus gobiernos.
El Gobierno revoca las licencias de exportación a Libia
Por otra parte, el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha asegurado este viernes que, "ante la situación" en Libia desde el inicio de las revueltas populares que piden el fin del régimen de Gadafi, se ha iniciado el procedimiento de revocación de "las dos únicas licencias de exportación en vigor" con el país norteafricano, que correspondían a 1.000 gafas de visión nocturna y 301 accesorios por 7,8 millones de euros.
En un comunicado, el Departamento que dirige Miguel Sebastián asegura que, dada la situación que vive Libia, la Secretaría de Estado de Comercio Exterior inició este proceso, para así cumplir con la normativa europea vigente, que impide a los Estados miembros de la UE exportar armas que puedan provocar o prolongar los conflictos armados o agravar las tensiones existentes o los conflictos en el país de destino.