Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fujimori condenado a 25 años de prisión

Alberto Fujimori, ex presidente peruano entre los años 1990 y 2000, ha sido declarado culpable y condenado a 25 años de prisión, por la sala penal especial de la Corte Suprema de Justicia que lo procesó por violaciones a los derechos humanos.
El presidente de la sala, César San Martín, ha declarado que los cargos contra Fujimori están probados "más allá de toda duda razonable". Según la sentencia, Fujimori habría actuado como "el hombre de atrás" de un aparato clandestino, que realizó sangrientas operaciones durante su gobierno.
Así, el ex presidente peruano ha sido acusado por su responsabilidad en las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, que dejaron 25 muertos en 1991 y 1992; y en los secuestros de un periodista y un empresario en 1992.
El fallo concluye que Fujimori sí conocía y controlaba la existencia de este escuadrón de la muerte, llamado "Grupo Colina". Este grupo cometió 50 asesinatos en 15 meses de actividad y el Gobierno de Fujimori desarrolló una "febril actividad" para ocultar los hechos.
Así, Fujimori, quien en julio cumplirá 71 años, pasará encarcelado hasta el 10 de febrero del 2032.
Protestas por la condena
La sentencia del Tribunal ha sido unánime. Pero antes de que se haga pública, ya había protestas. Al este de Lima, a las afueras de la dirección de Operaciones Especiales, donde está preso Fujimori hace casi año y medio, han llegado manifestantes para apoyar al ex presidente.
Diez años de mandato
Alberto Fujimori gobernó Perú durante diez años, hasta el año 2000. Un régimen plagado de escándalos de corrupción. Junto con su asesor, Vladimiro Montesinos, ejerció un poder sin contrapesos: cerró el Congreso y modificó la Constitución para permitir su reelección.
La sentencia también revela que el acusado usó la desaparición forzada y la tortura como parte de su estrategia antisubversiva.