Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia despide a los desaparecidos con una ceremonia en Notre Dame

Despidiendo a los desaparecidosReuters
La catedral de Notre Dame de París ha sido el escenario de una ceremonia religiosa organizada para las familias de las víctimas del Airbus 330 de Air France que se precipitó al Atlántico el pasado domingo. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha llegado a la plaza de la catedral pasadas las 16.00 horas acompañado de su esposa, Carla Bruni. Antes de entrar, el presidente se ha dedicado a saludar a todas las autoridades religiosas.
La ceremonia, que se ha desarrollado en francés, portugués y latín, ha sido oficiada conjuntamente por el cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de París; Ham Korsia, Gran Rabino; Mohamed Moussaoui, presidente del Consejo francés de culto musulmán; Emmanuel, presidente de la Asamblea de obispos ortodoxos de Francia y el pastor Claude Baty. Los familiares y amigos han llevado hasta el altar una vela encendida, símbolo de los 228 desaparecidos.
Símbolismo
Mientras tanto Francia se ha llenado de símbolos que muestran el luto en la zona gala. Una hora antes de que diera comienzo lasceremonias numerosas curiosas se aproximaban a la catedral como muestra de solidaridad con los familiares de los que viajaban en el fatídico vuelo AF447.
El Elíseo y los edificios oficiales tienen la bandera a media asta y el presidente Sarkozy recibirá a las familias en los próximos días, probablemente el lunes 9 de junio. Mientras, el jefe de la Diplomacia francesa, Bernard Kouchner, viajará a Brasil para representar al Gobierno galo en las ceremonias de homenaje de las víctimas brasileñas del A330.
Y poco antes, a las 14.00 horas, la Gran Mezquita de París ha organizado una oración llamada 'del ausente' para rendir honores a quienes perdieron su vida en el accidente. El arzobispo de París ha anunciado, por otra parte, que se celebrará una misa internacional el domingo 7 de junio.
Tres víctimas españolas
Una consultora catalana, que disfrutó de su viaje de novios en Brasil, un ingeniero sevillano empleado en el sector petrolífero y una azafata malagueña son los tres españoles que viajaban a bordo del vuelo AF-447. Anna Negra, de 28 años y familiar de la saga Raventós que levantó el negocio del cava en la comarca del Penedés, vivía desde hace dos años y medio en Dubai. Allí se trasladó con su pareja, Javier Álvarez, a quien conoció en Barcelona y con quien se casó el pasado 6 de mayo. El programa de Cuatro "Callejeros Viajeros" estuvo con el matrimonio en Dubai recientemente pero por expreso deseo de la familia no se emitirá el reportaje.
Andrés tiene 38 años. Está casado y sin hijos, y vive en Caracas con su mujer venezolana. Cogió el avión para irse a vivir a París. "La compalía petrolífera le destinó a Francia para que trabajara en Europa. Iba a estar más cerca de casa", comenta su tía abatida.
Además, se ha conocido una tercera persona española. Es Clara, una azafata malagueña de 32 años residente en París. Tenía la doble nacionalidad española-argentina porque sus padres son argentinos, por esta razón se ha conocido más tarde la presencia de una tercera víctima española.